Prensa Publicada

  • Título: Trptico Espacio Contemporneo: Segundo piso por escalera. Gran ventanal con vista al ro
    Autor:
    Fecha: 19/04/2021
    Ver nota completa
    Ver nota original ()

    VER PDF

    Ocultar nota
  • Título: Revista. 3 intervenciones en Proa.
    Autor:
    Fecha: 06/08/2014
    Ver nota completa
    Ver nota original (Revista Los Inrockuptibles.)


    Hay que subir hasta el segundo piso de Proa para encontrarse con tres obras de site specific reunidas balo el título de Gran Ventanal con vista al río. Tres proyectos de tres artistas contemporáneos que partieron del diseño arquitectónico del edificio (y d ella presencia del Riachuelo frente a él) para modificar neutros tránsito halló. Leantro Tartaglia realizo una obra de lo que dio en llamar “teatro sonoro”, titulada Un vaso de agua; Ivana Vollaro diseñó una plataforma que pone al río como protagonista:; y Eugenia Calvo desplegó una estructura de hierro en la terraza del museo, que se propone ser una zona de frontera entre el interior y el exterior. En Proa, Av. Pedro de Mendoza, 1929.

    Ocultar nota
  • Título: Espacio Contemporneo.
    Autor:
    Fecha: 13/07/2014
    Ver nota completa
    Ver nota original (Agenda Radar - Pgina 12.)



    El proyecto coordinado por Santiago Bengolea presenta Segundo Piso por Escalera. Gran Ventanal con vista al río, con una gran escultura de Eugenia Calvo, el estreno de una pieza teatral de Leandro Tartaglia y la intervención en la arquitectura del café por parte de Ivana Vollaro. Esta exposición curada por Lara Marmor ·propone trascender las condiciones físicas de la arquitectura real, alterando de manera sutil e inteligente la relación entre interior y exterior”. En Proa, Av Don Pedro de Mendoza 1929. 

    Ocultar nota
  • Título: Web. Segundo piso por escalera. Gran ventanal con vista al ro.
    Autor: Lara Marmor.
    Fecha: 03/07/2014
    Ver nota completa
    Ver nota original (Ramona)

    La muestra inaugura el Sábado 5 de Julio, 17 hs en Fundación Proa y fué seleccionada en el marco del concurso organizado bajo la forma de Clínicas Curatoriales realizado por la Fundación entre los meses de Febrero y Marzo 2014. El jurado estuvo integrado por: integrado por Ana Paula Cohen (curadora, Brasil), Tamara Sturby (artista, EEUU-Argentina) y Fernando Davis (teórico, Argentina)

     

    quienes seleccionaron cuatro de los diez proyectos elaborados y presentados.El ciclo se inaugura con Segundo piso por escalera. Gran ventanal con vista al río con los artistas Artistas: Eugenia Calvo, Leandro Tartaglia, Ivana Vollaro.

     

     

    El proyecto tiene como punto de partida el diseño arquitectónico del edificio. El elemento fundamental de la nueva propuesta es la gran fachada de vidrio del edificio. Los principios operativos de transparencia y apertura que se desprenden de este gran vidrio son los isparadores de nuestra exposición. Frente al río, la pieza escultórica de Eugenia Calvo, la obra teatro-sonora de Leandro Tartaglia y la intervención arquitectónica de Ivana Vollaro proponen trascender las condiciones físicas de la arquitectura real, alterando de manera sutil e inteligente la relación entre interior y exterior.

     

    Eugenia Calvo despliega sobre la baranda de la terraza una estructura en hierro que transforma el muro en un camino. Esta escultura, como prótesis de la arquitectura, sugiere caminar sobre la línea de frontera que separa a La Boca del museo. S/T (argumento) propone habitar el punto de encuentro entre dos mundos, arriesgarse y explorar esta zona de frontera, lo que siempre resulta más iluminador como experiencia que caminar por el centro del camino.

    Cincuenta y un centímetros es el ancho de la cornisa que separa la terraza del exterior, es el espacio suficiente para poder caminar cómodamente por ella. S/T (argumento) es una estructura de metal que funciona como una pasarela con pasamanos y se encuentra ubicada en el límite entre dos escenarios que se disputan la acción. Se trata de un umbral transitable a partir de un tramo domesticado por un armazón de seguridad de seis metros de largo que sugiere la posibilidad de atravesar la delgada frontera entre el espacio seguro (de Fundación PROA) y el vacío (del espacio exterior). Es una invitación a pensar la posibilidad de experimentar la sensación de vértigo de caminar por la cornisa, transitar entre un mundo y otro, para finalmente definir a cuál entrar. Una propuesta que por la ausencia de los escalones de acceso queda en la promesa, ya que esta falta no permite llevar a cabo la acción tan fácilmente.

     

    Leandro Tartaglia estrena Un vaso de agua. El público se sienta en una mesa predeterminada, se coloca unos auriculares, aprieta play y toma un vaso de agua. El relato que escucha revela la historia común entre el agua del vaso y la del Riachuelo, mientras se mezclan los sonidos de su circulación dentro y fuera del edificio, haciéndose concreta la relación exterior-interior.

    En un formato epistolar una voz escribe una carta al futuro, para una o varias personas dentro 500 años o más hacia adelante. ¿Qué se necesita para hacer un vaso de agua? ¿Cómo será el agua que beberemos en 1000 años? Hacer preguntas que generan más preguntas alrededor de un elemento socialmente asimilado. El agua, está presente en el proceso de producción de cada cosa usamos.

    Tenemos una relación vital con ella, baja de la montaña al río, llega a la cuenca contaminada del Riachuelo.

    Afiches en los descansos de las escaleras indican al público que en una mesa en el bar, hay una obra de teatro de sonido. Al llegar, mediante indicaciones simples, el público activa el reproductor de mp3 que inicia una documentación en diferentes direcciones: históricas, literarias, políticas, económicas, tecnológicas. Esta nueva pieza de teatro de sonido, intenta abrir interrogantes alrededor del agua como alimento, bien preciado, combustible, medio o frontera, y crear a partir de un objeto común, una serie de conexiones obvias o desconocidas, que revelan la complejidad encerrada en este objeto naturalizado. Sentados en el bar de Proa, el río no se ve y desde afuera el interior del bar tampoco.

    Desde un punto fijo, se proyectan recorridos y anulaciones.

     

    Ivana Vollaro construye una tarima para elevar una mesa y sus sillas. Quienes se sienten aquí

    descubrirán el paisaje que el muro de la terraza habitualmente tapa. Acostumbrada a trabajar con la noción de desliz, la plataforma integrada al diseño del café, se percibe como parte de la arquitectura y no como una obra de arte. Para estar a la altura desactiva el muro como barrera visual, corriendo efectivamente los límites del lugar.

    En 2008 Proa reabre sus puertas luego de una gran reforma arquitectónica que incorpora dos

    imponentes ventanales de vidrio en la fachada “vuelve viable el sueño de un museo transparente y

    abierto, interactivo al exterior”. En el último piso de la Fundación, el Café invita a disfrutar de un menú delicioso “ofreciendo uno de los paisajes más extraordinarios de La Boca”. Paradójicamente, esta vista tan apreciada no deja verse cuando uno decide sentarse en sus mesas. Para estar a la altura es una pieza que consiste en la instalación de una tarima que leva una mesa y sus sillas con el objetivo de apreciar una perspectiva más amplia del paisaje. Sobre la tarima el público tendrá la posibilidad de tener otro punto de vista de la relación interior/exterior. Esta obra atraviesa la problemática de los límites y la demostración de que ellos nunca son fijos ni exactos. A partir de un mínimo gesto, este site specific permite corrernos de lugar, elevarnos y poder ver hacia fuera un poco más de lo que el muro de la terraza permite. La tarima genera un desnivel, delimita un espacio que sutilmente remarca la diferencia en relación a su entorno, abre un juego que tiene que ver con tener acceso limitado, desear estar allí para ver desde ese único punto de vista, sabiendo que desde las otras mesas no se puede.

     

    Las tres obras tienen el encanto de filtrarse en el silencio del descanso, cuando se mira desde el segundo piso la vista del río. Incitan a explorar un límite, a cruzar una frontera y vivir una experiencia inesperada. Invitan a escuchar las historias y los sonidos que encierra el agua y la posibilidad de mirar, desde otro lugar, el más allá.

     

    Segundo piso por escalera. Gran ventanal con vista al río desde el Sábado 5 de Julio en PROA

     

    Fundación Proa

    Pedro de Mendoza 1929 - CABA

    info@proa.org

     



    Ocultar nota