Prensa Publicada

  • Título: Fabrik, visualizar las fallas del mundo globalizado desde las imgenes contemporneas
    Autor: Marcelo Parajo
    Fecha: 20/05/2019
    Ver nota completa
    Ver nota original (Perfil)

    Se exhibe en el espacio Proa21 una muestra que fue pensada para el pabellón alemán de la edición 2015 de la Bienal de Venecia que utiliza el video y la fotografía como indicadores para modificar la realidad.

    La Fundación Proa inaugura en el espacio Proa21 la muestra "Fabrik, sobre la circulación de datos, bienes y personas" que reúne obras de Hito Steyerl, Jasmina Metwaly, Philip Rizk, Olaf Nicolai y Tobías Zielony con la curaduría de Florian Ebner. Ebner pensó la exhibición para la Bienal de Venecia de 2015, cuyo eje era "Todos los futuros del mundo". A partir de esta línea proponía pensar el mundo contemporáneo con una mirada social y política e invitó a los artistas a producir obras especialmente para el Pabellón alemán. El nombre de la muestra es una referencia clara a la idea de "fabricar", aunque en este caso se trata de una fábrica irreal donde se producen ideas e imágenes que no intentan reproducir la realidad sino visualizar las fallas del mundo globalizado e hiperconectado. A su vez, el término reflexiona sobre el pasado, presente y futuro del trabajo industrial, la explotación y alienación del siglo XIX, la progresiva tercerización en países con sueldos bajos, los problemas de la falta de trabajo y las consecuentes migraciones en busca de mejores oportunidades que en muchas ocasiones no aparecen. Sobre la pared donde se presenta la muestra, está la fotografía del pabellón alemán durante la Bienal de Venecia de 2015. FÁBRICA DEL SOL La pieza central de la muestra es la videoinstalación Factory of the sun (Fábrica del sol) de la artista, cineasta y ensayista Hito Steyerl, una obra narrativa en que unos personajes son parte de una historia que poco a poco se convierte en un entretenimiento propio de la cultura digital. De esta forma surge un mundo distópico en forma de un videojuego en el que el visitante está inmerso pero en donde no puede tomar decisiones, sino ser mero espectador. "Este juego no lo podés jugar", dice la narración en un momento del relato. A lo largo de la producción se entrecruzan temas actuales relacionados con la tecnología y las expectativas de los jóvenes con la realidad política de la historia reciente que confronta algunos aspectos críticos del pasado. La historia que relata Factory of the Sun toma lenguajes del videojuego. Una programadora que crea figuras virtuales para un videojuego a partir de los movimientos de personas reales a las que tiene sometidas, un personaje que se convierte en bailarín de YouTube, personajes que refieren a la Unión Soviética mientras disparan armas, crisis de las políticas neoliberales, drones convertidos en armas de ataque y superposición constante de escenas reales y animadas son algunos de los recursos argumentales y técnicos de que se vale la artista para conducir al espectador al centro de debate sobre el presente digital. Steyerl logra de esta manera enfrentar al sujeto con su incapacidad de acción frente al flujo constante de información digital. OUT ON THE STREET Los artistas Jasmina Metwaly y Philip Rizk residen en El Cairo y siguieron muy de cerca los acontecimientos de 2011 en Egipto y lo que se denominó la Primavera árabe. La videoinstalación Out on the street. Para realizar su obra Out on the street (En la calle) convocaron a un grupo de trabajadores de los suburbios con el objeto de reconstruir la historia de una fábrica en la que habían sido empleados. Se trata de la empresa Egyptian Starch and Glucose que es una de las muchas que corrió la misma suerte merced a las políticas implementadas por Hosni Mubarak que apuntaban a desmantelar la producción local. Empresas pertenecientes al estado fueron privatizadas y a través de los años fueron vaciadas en forma progresiva hasta cerrar, en un largo proceso que resultó doloroso y muchas veces traumático para los trabajadores. La obra es una videoinstalación que incluye una proyección protagonizada por los exempleados de la fábrica en la que recrean situaciones en las que son ellos mismos, son sus jefes y a veces, por medio de movimientos y sonidos hechos con la boca, son las máquinas. Dibujos que forman parte de la instalación Out on the street. Así, desde sus experiencias y sus miradas, describen la insensibilidad de los mecanismos de poder y su indiferencia por lo que queda de lado en el recorrido hacia sus objetivos. A través de la dramatización, los trabajadores ponen en acto su historia y la vuelven a vivir para desarmarla, repensarla y tener una voz para contarla. 

    La obra se completa con las baldosas de la terraza donde fue realizada la filmación, sobre la cual los protagonistas dibujaron el plano de la empresa. Las losas fueron removidas y expuestas sobre el piso de mármol del pabellón alemán durante la Bienal de Venecia, lo que se transformó en una  metáfora del intento de integración de "elementos extraños" al tejido social europeo y sirvió para señalar, una vez más, las crisis migratorias que se dan en nuestros días. EL CIUDADANO Tobías Zielony también aborda el tema de la inmigración y la presencia de "el otro", en su obra The Citizen (El ciudadano). Zielony se concentró en la autorrepresentación de inmigrantes de distintos países africanos que viven en Berlín, con foco en aquellos que luchan por ser sujetos políticamente activos y tener una participación en el entramado social en que ahora están inscriptos. Los diarios en formato tabloide contienen artículos de distintos medios que tomaron como punto de partida el material fotográfico de Zielony. Estas luchas se enmarcan dentro de distintos movimientos globales que promueven de formas diferentes que los migrantes tengan la posibilidad de ejercer su profesión en los países de residencia, completar sus estudios y formación e insertarse sin que haya choques de culturas o nacionalidades. Zielony tomó fotografías de inmigrantes -que son expuestas entre espacios en blanco en referencia a lo "no dicho", a lo que falta saber, a las ausencias y a al vacío que queda en la persona que se aleja de su lugar de origen- y las envió a diferentes diarios de los países de origen de esas personas con la idea de hacer pública la situación. Al principio resultó muy difícil para el artista ponerse en contacto con los periodistas y lograr que accedieran a escribir sobre los desafíos cotidianos que enfrentaban los inmigrantes, aunque con el tiempo se publicaron artículos en distintos medios. Zielony también recibió críticas de quienes ven su trabajo como un aprovechamiento de la oportunidad sobre un tema sensible. El artista toma esas críticas y las hace parte de la muestra. Muchas veces no había información sobre el contexto al que pertenecían los fotos, sino que se trataba sólo de las imágenes que condensaban mucha información como las dificultades en el hábitat, formas de vida o el activismo y a partir de allí se reconstruían las historias. En ciertas oportunidades la actitud de Zielony fue criticada, entendida por algunos como la utilización de un tema porque es lo políticamente correcto. El artista lo aceptó y lo incluyó como parte de la obra. GIRO La pieza Giro, de Olaf Nicolai, es la que más debió ser adaptada para el espacio de Proa21, ya que originalmente fue un proyecto performático. Mientras duró la bienal, un grupo de personas se movían en la terraza del pabellón alemán sin poder ser vistos por el público. Eventualmente se acercaban al borde, lanzaban un objeto al aire y volvían a desaparecer. Un mural reconstruye una investigación previa que Nicolai hizo sobre el concepto de la terraza, un lugar pensado como zona intermedia entre lo privado y el espacio de apertura y libertad. La terraza, entre el interior y el espacio de apertura. Allí pueden verse imágenes donde la terraza adquiere diferentes significados: el famoso recital de los Beatles en la terraza de Apple, mitines de presos que se manifestaban en la azotea de la prisión, la huída en helicóptero desde el techo de embajadas en zonas de conflictos bélicos y muchas otras situaciones que responden a ideas contradictorias. En tanto, la acción del búmeran es pensada como un acto paradójico por medio del cual se arroja un arma que al acertar en su presa termina su recorrido, pero que en caso de fallar vuelve y se transforma en un hecho potencialmente suicida si no se sabe dominar la técnica. Es decir que si falla, es perfecto, pues regresa, pero si acierta es imperfecto. "El búmeran designa el preciso instante en que emerge la 'cultura', el momento en que el instinto se transforma en pulsión: el momento en que propósito y objetivo se separan, el momento en que el verdadero propósito ya no es lograr el objetivo sino mantener el movimiento circular que resulta al fallarlo". Slavoj Zizek En este sentido se relaciona con una reflexión de Slavoj Zizek que compara al búmeran con el momento en que surge la cultura, el momento en que el propósito ya no es lograr el objetivo sino mantener el movimiento circular que resulta al fallar. Los videos que forman parte de la muestra se llaman "Cielo" y "Tierra". El primero fue tomado con cámaras sujetas a los bumeranes y el segundo con cámaras ubicadas en el piso. La muestra Fabrik organizada por Ifa (Institut für Auslandsbeziehungen) y Fundación Proa, itineró por lugares tan diversos como Bombay, Siberia o Pakistán y cuenta con la colaboración de la Embajada de Alemania en Argentina y el Goethe Institut.  En el marco de la exhibición se realizará el Seminario Fabrik en tres jornadas. Las fechas se pueden consultar en las redes sociales y la página web de Fundación Proa, en donde también se realizarán las inscripciones. La muestra  "Fabrik, sobre la circulación de datos, bienes y personas" se puede visitar en Proa21, Av. Pedro de Mendoza 2073 hasta el 14 de julio de martes a domingos de 11.00 a 19.00.


    (Fuente www.perfil.com)

    Ocultar nota
  • Título: Una muestra que reflexiona sobre el concepto de fbrica en un mundo mediatizado
    Autor: Mercedes Ezquiaga
    Fecha: 17/05/2019
    Ver nota completa
    Ver nota original (Tlam)



    Ocultar nota