Prensa Publicada

  • Título: La madre del joven al que mat Chocobar cuenta la historia de su hijo en un libro
    Autor: Anabella Gonzalez
    Fecha: 01/10/2018
    Ver nota completa
    Ver nota original (Perfil)

    l 8 de diciembre de 2017, el policía Luis Chocobar, que se encontraba de franco, vio que dos delincuentes asaltaban y apuñalaban a Frank Joe Wolek, un turista estadounidense. Cuando se dieron a la fuga, el agente de la Policía Bonaerense corrió a uno de los asaltantes, y efectuó dos disparos. Días después, Juan Pablo Kukok, de 18 años, murió en el Hospital Argerich. El caso del policía se investiga como "homicidio agravado exceso de legítima defensa", luego de que trascendiera un video que muestra al delincuente cuando escapa, y a Chocobar que dispara por la espalda. Por el hecho, el uniformado va camino al juicio oral. Desde que falleció Juan Pablo, Ivonne Kukok sostuvo que su hijo no apuñaló al turista, sino que solo fue culpable del robo. Hoy, meses después de lo sucedido, cuenta la historia de su hijo en un libro escrito por el artista Dani Zelko, impreso en 1500 fanzines con el apoyo de Fundación Proa. "Nosotros no existimos. Todo el mundo se olvidó de nosotros, no nos escucha la Justicia, no nos escuchan los medios, no nos escucha el gobierno, no nos escuchan los vecinos. Nosotros fuimos los más perjudicados y nos siguen haciendo daño sin parar. Yo al presidente Macri o a esta señora Bullrich lo único que les pediría es que escuchen, yo también tengo una verdad yo también tengo una historia”, relata Ivonne Kukok en "Juan Pablo por Ivonne". El policía Bonaerense Luis Chocobar quedó al borde del juicio oral El artista Dani Zelko habló con PERFIL sobre el libro que escribió con su relato, y comentó que no es más que el testimonio de la vida de Juan Pablo en sus palabras. "Es el testimonio de ella. No está intervenido por mi, yo solo hice la traducción material de todo lo que fue contando. Es importante escuchar, y no hacer preguntas. Hay un relato que ella va construyendo con detalles que dan cuenta de toda la violencia institucional que sufrieron durante su vida", explicó. Ivonne comienza el relato desde el nacimiento de Juan Pablo, relata las situaciones que vivieron en su infancia en relación a la falta de recursos, el vínculo con sus hermanos, y cómo años más tarde se involucró con las drogas, el alcohol y la delincuencia. En un fragmento del libro, su madre cuenta sobre una de las causas del joven de 18 años, cuando fue detenido por “tentativa de robo con arma”. “Hablé con él, ‘Ahora no me vas a decir que justo estabas ahí con un arma’. ‘Es que, mamá, si robábamos ese celular íbamos a tener para comprar droga’. Siempre decía la verdad. Y ahí lo quise internar sí o sí, pedí hablar con un juez. Pero siempre había que pagar. Y yo decía: ‘¿De dónde saco plata para internar a Pablo? ¿Plata para internar?’ Era difícil, era muy caro. Un día de esos la agarró a Belén (la hermana) drogado y borracho y le dijo: ‘Ayudame no quiero más esto ayudame a salir, por favor’”, relata su madre. Confirman el procesamiento del policía Chocobar por "homicidio agravado en exceso" El libro se enmarca en "Reunión", un proyecto que se basa en la escritura de testimonios que el artista toma a mano, a partir de la escucha del relato que surge de encuentros con personas que cuentan sus historias. No graba las conversaciones, solo toma nota: después digitaliza lo escrito, sin hacer modificaciones de expresiones ni palabras, y el libro se imprime. La vida de Juan Pablo contada por Ivonne, explicó, es una edición especial que surgió a partir de su trabajo en el barrio de La Boca. "Conocía el caso, pero al empezar a trabajar en el barrio a través de gente que trabajaba en PROA me presentaron a Ivonne. La llamé y le propuse hacer de su testimonio un libro", contó a este medio. El encuentro tardó en llegar. El punto decisivo para que finalmente se diera la charla fue la reunión de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich con Luis Chocobar en agosto pasado, en la que respaldó su accionar. "Su caso abrió el camino para que se cambien los prejuicios, y dejen de poner al policía como culpable cuando defiende a la gente. Vinimos a ratificar nuestro compromiso, a decirle que no está solo", escribió la ministra en Twitter. "Cuando ví esa noticia le mandé un audio, y le dije: 'Si Bullrich redobla su compromiso con Chocobar, yo redoblo mi compromiso de hacer el libro con vos'", cuenta el artista. Se reunieron ese mismo día. "Nos sentamos en la cocina, con una coca y medialunas, estaba su hija Belén sentada al lado también. Yo no hice preguntas y ella me contó todo lo que quiso. Este relato es importante para toda la sociedad, para todos. Da cuenta de cosas que pasan". Chocobar: "Muchas veces no puedo dormir, pero no me arrepiento" Ivonne cuestionó el apoyo de funcionarios nacionales y del presidente Mauricio Macri al oficial procesado. "Sólo van a hacer que haya cada vez más chicos muertos como Pablo, que haya cada vez más asesinos como Chocobar. ¡Hay pruebas que relatan todo! ¡Mi hijo nunca agredió a Chocobar! ¡Nunca lo agredió! ¡Nunca se fue encima de él! ¡Chocobar no tuvo de qué defenderse! ¡No actuó en defensa propia!. ¡Se ve clarito cómo le dispara por la espalda cuando Pablo se aleja corriendo! ¡Y después le vuelve a disparar cuando pablo ya estaba en el piso!. El solo estaba corriendo para llegar a su casa. Y ya estaba acá… a 20 metros, sólo 20 metros le faltaban para llegar a su casa. Ahí lo mató", comentó en uno de los tramos del testimonio. El libro tiene además una segunda versión, ampliada, donde se da intervención de especialistas que analizan distintos fragmentos de lo que cuenta. “Decidí invitar a cinco especialistas que pudieran adentrarse sobre los detalles de la violencia institucional, que rodean y desmenuzan un poco los problemas que se desprenden del relato”, contó Zelko a PERFIL. Ivonne cuenta que no pedía que a su hijo no lo llevaran preso, y habla de su deseo de que se hubiera hecho justicia, aunque eso implicara que Juan Pablo “hubiera ido a la cárcel 40 años”. “Lo más valioso para nosotros era tener a Pablo, que si hizo algo mal tenga un juicio, una condena clara, lo que sea, pero que haya tenido la posibilidad de vivir. La posibilidad de que se haga justicia. Yo hubiera ido a verlo a la cárcel 20, 30, 40 años, no tengo problema. Pero no ir al cementerio, es lo peor del mundo eso”. (Fuente www.perfil.com). El periodismo profesional es costoso y por eso debemos defender nuestra propiedad intelectual. Robar nuestro contenido es un delito, para compartir nuestras notas por favor utilizar los botones de "share" o directamente comparta la URL. Por cualquier duda por favor escribir a perfilcom@perfil.com

    Ocultar nota
  • Título: Contrarelatos de La boca
    Autor: March Mazzei
    Fecha: 29/09/2018
    Ver nota completa
    Ver nota original (Clarin)



    Ocultar nota
  • Título: Proa21, otros aires
    Autor: Silvia Di Segni
    Fecha: 17/09/2018
    Ver nota completa
    Ver nota original (Leedor)

    Resulta una sorpresa caminar unos metros desde Proa, donde brilla Calder. y entrar en Proa21con otros aires.

    El museo madre sigue los lineamientos que, en palabras de Paul B. Preciado,  dirigen los museos hoy con el fin de resultar rentables: debemos exponer grandes nombres inmediatamente reconocibles puesto que el museo se dirige sobre todo al turista. (…) Esta es una de las características del museo neoliberal: transformar incluso al visitante local en turista de la historia del capitalismo globalizado. (Preciado, P.B; (2017),El museo apagado: pornografía, arquitectura, neoliberalismo y museos, Malba, Bs. As.).

    Si bien es cierto que exponer grandes nombres nos permite disfrutar de ellos es igualmente cierto que, como ocurre con los locales fast foody las tiendas famosas, quien viaje encontrará lo mismo en los museos más importantes y que mucha creatividad quedará afuera de esas exhibiciones rentables  globalizadas que nos hacen “disfrutar” de ser turistas en nuestras propias ciudades. Un ejemplo claro de la exigencia de priorizar la rentabilidad sobre la difusión cultural estará claramente representado en la próxima muestra de Turner que exigirá una entrada paga al MNBA cortando, supuestamente por única vez,  una larga trayectoria de gratuidad que hacía accesible el arte a quienes habitualmente no tienen posibilidad de acceder a museos pagos.

    Y ¿qué propone Proa21en una suerte de crisis con su museo madre? Dirigido por Santiago Bengolea, con entrada gratuita, se propone como un espacio de creación, experimentación, un laboratorio de investigación donde se exhiben dos muestras. Una, la de Enrique Jezik, Desatar la catástrofe, de gran impacto por sus textos y por su construcción. Chapas de hojalata bellamente oxidadas que escriben fuerte; caños que, según cuenta Bengolea, sirven al artista para improvisar armas.

    Jezik también hace un guiño a la muestra de Malevich que hubo en Proa revisitando una de sus obras con la misma curaduría y sus propios materiales.

    En la planta baja se muestran los resultados de la investigación en proceso del colectivo transdisciplinario conformado por Manuel Abramovich, Alan Courtis, Maria Kuhmichel, Agustina Quiles, Sofia Wilhelm y Dani Zelko. Literatura, artes visuales, danza, performances … toda forma de expresión artística tendrá cabida aquí y será realizada por jóvenes con la tutoría de Matías Feldman y Santiago García Navarro quienes resaltan las tensiones que conviven en el colectivo, tensiones entre la creación colectiva e individual; tensiones entre diferentes modos de crear; tensiones ante un entorno donde lxs vecinxs tienen grandes necesidades edilicias, educativas, sanitarias y de seguridad mientras circulan gran cantidad de  turistas en busca de Quinquela Martín, de Caminito, del tango, de un choripán y alguna cosa más.

    Interesados por ese barrio de larga historia y grandes contrastes, el colectivo tomó como un eje de trabajo un acontecimiento que pegó duramente a La Boca, la muerte 
    de Juan Pablo Kukoc. Juan Pablo por Ivonne es un relato en forma de poema basado en una entrevista a la madre del chico de 18 años que aparece junto a una serie de fotografías de su vida quien robó una cámara de fotos a un turista y fue asesinado por la espalda por el policía Luis Chocobar, a pocas cuadras de Proa, el 8 de diciembre de 2017. Ese asesinato fue respaldado por el presidente y su ministra de seguridad quienes aparecen en videos. Me tocó ver esta muestra mientras a pocos metros de allí Gabriel Chaile realizaba una olla popular con su escultura/horno en homenaje a Diego Núñez, joven vecino también asesinado por el llamado “gatillo fácil”. Es interesante que el viejo barrio, con sus dramas, logre influir sobre jóvenes artistas en una época en la que el compromiso político y social parece sólo tangencial al arte.

    También se tematiza en esta muestra de Proa21 la gentrificación del barrio en el cual se ha registrado un aumento de los incendios de los viejos conventillos, en palabras de los tutores: provocados bien como parte de una estrategia estatal de desalojos que favorece a especuladores inmobiliarios, bien como parte de la violencia institucional que supone el hecho de que el Estado no aplique las leyes de emergencia en una zona estructuralmente precaria como es, desde siempre este barrio.

    Si la topadora, muy difícil de frenar, del negocio inmobiliario logra su objetivo se habrá convertido uno de los íconos de la ciudad en otro espacio globalizado, igual a cualquier lugar de otra gran ciudad excepto por alguna cuadra/museo preservada para el turismo. 
    Y así, el neoliberalismo convierte los museos en espacios turísticos y los barrios…también.



    Ocultar nota
  • Título: Juan Pablo por Ivonne: fanzines en verso como antdoto contra la Doctrina Chocobar
    Autor: Luciana Rosende
    Fecha: 14/09/2018
    Ver nota completa
    Ver nota original (Nueva ciudad)

    El encuentro fue en la cocina de Ivonne Kukoc. Una casa de chapa en La Boca. Sentada a un lado de la mesa, la mamá de Juan Pablo Kukoc empezó a hablar. Del otro lado, papel y lapicera en mano, Dani Zelko tomaba nota. No había un grabador. Las pausas de la respiración de ella marcaban el salto de los versos. Y así, en una sola cita que fue catarsis y manuscrito, se gestó “Juan Pablo por Ivonne”, el libro que narra la historia del joven asesinado por el policía Luis Chocobar, felicitado por el presidente Mauricio Macri y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, procesado por homicidio agravado, pero libre y de vuelta en actividad.

    Zelko es artista. Tiene 28 años y vive en Paternal. Pero una propuesta del espacio PROA21 lo condujo a las calles boquenses. Allí se topó con la historia de Ivonne: la mamá de Juan Pablo, el joven asesinado por la espalda por el policía Chocobar, tras el asalto y apuñalamiento de un turista que, se probó luego, fue obra del amigo de Juan Pablo.

    “Me invitaron a hacer algo y yo decidí que en un contexto así, en un barrio con un nivel de gentrificación y de violencia institucional como La Boca, quería usar los recursos para generar algo con el barrio.Entonces empecé a caminar el barrio, me encontré con militantes y vecinos. En un momento surgió el caso de Ivonne, me pasaron su teléfono. Yo ya conocía el caso. Le conté el plan, le encantó, pero fue un poco difícil encontrarnos”, cuenta Zelko, en diálogo con Nueva Ciudad.

    Hasta que hubo un día que resultó clave: “Fue hace unos 20 días, cuando Bullrich fue a lo de Chocobar a visitarlo y salió en los diarios de vuelta. Le mandé un audio que decía ‘si Bullrich redobla su compromiso con Chocobar, yo redoblo mi compromiso con vos. Hagamos el doble de libros’. Me dijo ‘bueno, vení a las tres’. Eran como la una y cuarto. Dejé lo que estaba haciendo, me fui a la casa y lo hicimos. Fue en la casa de ella, una casa de chapa en La Boca, en la mesa de la cocina”.

    Los tiempos felices en Salta. La pobreza. Juan Pablo y su sueño de jugar al fútbol. La violación de su hermana y una herida que lo transformó para siempre. La mudanza a Buenos Aires en medio de la tristeza. La muerte de la abuela. Las drogas y el alcohol. Los amigos. El primer amor. La calle.

    “Lo tuve
    fue mi primer varón
    uno de mis grandes sueños
    quería que sea futbolista
    hincha de river
    bien negrito y con rulos
    y así salió
    el premio más grande
    mi hijo
    jugaba”


    El libro “Juan Pablo por Ivonne” forma parte de un proyecto que Zelko comenzó hace años: Reunión. En distintos puntos de América, se reunió con personas –“de entre cinco y 70 años, de muchos países”- y las escuchó contar sus historias. Nunca grabó, siempre escribió. Después, tipeó los relatos en verso según las pausas que dictaba la cadencia de cada respiración. Los volcó en papel con su “mochila-imprenta” –una mochila con impresora- y los presentó en rondas de nueve sillas entre los vecinos, para que el autor de los relatos leyera y distribuyera a su antojo.

    “Una vez que tuve el relato de Ivonne me pareció que era tal el nivel de violencias y de coyunturas que se podían desprender de ese relato… y tengo la sensación de que no estamos pudiendo pensar mucho y conversar mucho sobre las cosas que están pasando. Nos indignamos, nos enojamos, pero no estamos pudiendo producir mucho pensamiento. Entonces invité a personas que se especializan en distintas disciplinas que tienen que ver con el relato, a que hagamos lo mismo: que nos encontremos, que me hablen sobre este tipo de problemas, de prejuicios, de coyunturas, y lo fui escribiendo. Esos son los textos que están después. Para tratar de ayudarnos a pensar”, cuenta Zelko sobre los testimonios que acompañan el de Ivonne, al final del libro: de la abogada Ileana Arduino, experta en seguridad y políticas de género; de las referentes de Ni Una Menos Luci Cavallero y Vero Gago; del colectivo Juguetes Perdidos, entre otros.

    “La idea es que se difunda lo más posible porque nos sirve para pensar muchos de los problemas que tenemos hoy en general. Los prejuicios y violencias que se desprenden de este relato son atroces”, remarca Zelko. Y describe que, desde que se publicó la obra, “Ivonne cambió mucho. Ella no iba a marchas. No se juntaba con otras mamás del gatillo fácil porque no podía ver el dolor de otra mamá. Con esta fe que yo tengo de que tener un libro político con tu voz es un hecho político impresionante, ahora –no quiero decir que es por esto- desde que nos encontramos fue a su primera marcha, la semana que viene inaugura un merendero en La Boca con la mamá de Nehuén Rodríguez y de Lucas Cabello, está empezando a dar charlas. El libro fue la primera vez que contó la violación de su hija, o sea que hay un ímpetu de su parte de tomar la voz fuerte y de activar redes y luchas y usar el relato para eso. A mí me cambió la vida y ella le cambió la vida y ojalá que a muchos los ayude a pensar”.

    “Mi hijo ya está muerto
    pero la historia sigue
    esta historia siempre va a seguir
    yo estoy viviendo la vida muerta
    o no sé cómo decirte
    estoy viviendo una vida que no existe
    ya nos mataron
    tratamos de salir adelante pero cada vez es más difícil
    porque cada vez nos damos más cuenta
    de que Pablo no va a venir
    que Pablo no va a estar más”


    Ivonne dice que está contenta y triste a la vez. Que con el libro “se van las lágrimas”, pero que está “encantada”. Porque “tener un libro es como tenerlo siempre presente”. Antes de ver su relato volcado en palabras e impreso, Ivonne no participaba de marchas. Después, algo cambió. El último 27 de agosto marchó contra el gatillo fácil. Vio su caso fundido entre cientos.

    “Juan Pablo decía que los policías se abusaban de los chicos en la calle y los mataban como animales. Él vio amigos que murieron así o sufrieron golpes, amenazas, torturas. Siempre decía que no tenía que haber policías no corruptos, que como podía ser que todos supieran dónde se vendía droga menos los policías. Nos daba una clase, siendo tan chico. Y yo como mamá siempre metida adentro de cuatro paredes, trabajado, fuera del alcance de la vida real. Nunca pisaba la tierra, vivía en mi mundo –cuenta a este medio- Y el día que estuve en la marcha puse los pies en la tierra y dije ‘tanta gente, tanto sufrimiento’. No podía creer tanta cantidad de madres que sufren por lo mismo. Fue el 27 de agosto. Fue mi primera marcha. Ahí dije ‘dónde estamos viviendo, dónde estamos parados’. Antes lo veía por la tele, ahora me está pasando a mí, le pasó a mucha gente”.

    “Pablo siempre me contaba ‘mamá, no podés salir ni al corso que ya viene la Policía y te pega con barrotes, te corre’. Yo le decía ‘capaz hiciste algo, los insultaste’. Y me decía ‘no, mamá’. Siempre la represión era porque son chicos del barrio, son chicos pobres. Nunca quise entender. Y ahora que lo estoy viviendo, ya entendí lo que quería decir mi hijo. Lo que era la calle, lo que eran los policías”, habla Ivonne.

    Como el libro que Zelko imprimió con la voz de Ivonne se distribuye gratuitamente y circula también en PDF, ella se lo pudo enviar a sus familiares en Salta. A la distancia compartieron lágrimas y recuerdos por Juan Pablo. El modo en que “hacía renegar y hacía reír”. La mamá del joven fusilado por la espalda por Chocobar aceptó la propuesta del artista porque “él no lo ve como un delincuente sino como un chico que quería vivir. Como muchos chicos que querían vivir y les cortaron el sueño, no sólo a ellos sino también a las familias. No sólo mataron a Pablo sino que mataron a toda mi familia. Nunca va a volver a ser la misma. Siempre hay un vacío”.

    “Yo al presidente
    o a esta señora
    lo único que les pediría
    es que escuchen
    que me escuchen
    yo también tengo una verdad
    yo también tengo una historia”


    El fanzine y la versión extendida –el libro con testimonios de especialistas- ya circulan en papel y en forma virtual, de forma gratuita y por redes de contactos, amigos y militancias. Pero además, el próximo lunes 17 a las 18 se presentará oficialmente “Juan Pablo por Ivonne. Contrarrelato de la Doctrina Chocobar”. Será también la inauguración de un merendero en Palos y Pinzón, en La Boca. Junto a Roxana Cainzos y Carolina Vila, mamás respectivamente de Nehuén Rodríguez, víctima del atropello fatal de un policía, y de Lucas Caballero, baleado y cuadripléjico por culpa de otro agente. El merendero ya tiene nombre: “Madres en lucha”. 

    Ocultar nota
  • Título: Gatillo fcil: realizan una exposicin contra el caso Chocobar en La Boca
    Autor: Infonews
    Fecha: 11/09/2018
    Ver nota completa
    Ver nota original (Infonews)

    Un sábado en PROA21 no es un sábado complaciente, de esos de turismo simpático a orillas del Riachuelo o el paseo de Caminito. El laboratorio levantado en la histórica de la Mansión Cichero, un predio que fue sede del taller de Benito Quinquela Martín, Miguel Victorica, Fortunato Lacámera y Julio Vergottini entre 1922 y 1955, sacude. Y los artistas Dani Zelko, Sofia Wilhelmi, Manuel Abramovich, Maria Kuhmichel, Alan Courtis y Agustina Quiles, muestran la cara más desigual del barrio de La Boca: el gatillo fácil.

    Invonne, la mamá de Juan Pablo, el joven de 18 años asesinado en La Boca por el policia Luis Chocobar, hace un recuento, en un libro que reparten en la muestra, de las piezas que los medios de comunicación ocultan. 

    "Juan Pablo por Ivonne", El contrarelato de la doctrina Chocobar, registra, documenta y expone cómo el 8 de diciembre del 2017, a cuatro cuadras de PROA21, el policía Luis Chocobar asesinó por la espalda a Juan Pablo Kukoc, un pibe de 18 años, que venía de robarle una cámara de fotos a un turista norteamericano. 

    En las redes, paralelamente, la historia de Ivonne y Juan Pablo, gracias al trabajo de Dani Zelko, se multiplica. Desde el Facebook del artista se puede descargar el libro gratis.

     

    Simultáneamente, hay muchos jóvenes tirados en el jardín del espacio, la forma del cuerpo es como mataron a Juan Pablo, por la espalda. El espectador, dramáticamente, cruzará estos cuerpos en las distintas salas, y ya no será el mismo que entró en este espacio de Pedro Mendoza 2051. Por la noche, la inauguración prepara una gran fogata.

    Los artistas cuentan con dos tutores, Matías Feldman y Santiago García Navarro,quienes plantean el cruce dinámico de disciplinas, los tipos de procesos ocurren cuando artistas de diferentes prácticas se potencian en el diálogo conjunto y las relaciones entre el barrio de La Boca y la cultura.

    En las puertas se puede ver el trabajo de Spin, quien desarrolló un alfabeto original basado en la chapa acanalada que recubre todo el edificio de PROA21, y presente en gran parte de las construcciones del Barrio de La Boca.

    La geometría del alfabeto, al igual que en la chapa del edificio, es horizontal. La tipografía contempla una versión bold, una thin y una outline, combinables entre si.



    Ocultar nota