Prensa Publicada

  • Título: En PROA21, la muestra de Lucio Dorr que no vimos en Bellas Artes
    Autor: Arte Combinadas
    Fecha: 19/03/2019
    Ver nota completa
    Ver nota original (Arte Combinadas)

    (M) MUESTRAS

    LUCIO DORR-COLECCIÓN DE COLECCIONES

    Lugar: PROA21, Av. Pedro de Mendoza 2073
    Fecha: Hasta fines de abril
    Horario: jueves a domingos, 15 a 19

    Un mural, un mosaico hecho de cincuenta piezas. Eso es Colección de colecciones, la instalación de Lucio Dorr que se presenta en PROA21 con curaduría de Santiago Bengolea. Pueden parecer cincuenta obras, cincuenta pinturas, pero en realidad son cincuenta shablones con los que el artista realizó otras tantas serigrafías entre 1998 y 2012. En ese año, uno antes de su muerte, Dorr esperaba exponerlos con el mismo Bengolea en el Museo Nacional de Bellas Artes. No pudo ser. Ahora sí, se exponen en PROA21 en lo que puede considerarse una muestra homenaje al artista nacido en Buenos Aires en 1969.

    Lo que vuelve más interesante esta instalación es la operación por la cual el artista convierte el shablón (los 50 shablones) -una herramienta, una malla, una especie de sténcil que el color atravesará para depositarse en otra superficie, una serigrafía- en obra de arte.

    Recordando el proyecto original, dice Bengolea cuando habla de este trabajo inédito de Dorr: “Luego de repetidas visitas con Lucio por las diferentes salas del MNBA, a finales de 2012, argumentamos paralelismos formales que hicieran referencia al montaje de la Colección Guerrico y también al de los salones del Movimiento Madí-Arte Concreto Invención. Decidimos entonces llevar este desafío al extremo de su tensión formal. La puesta de estos registros en las paredes de PROA21 pone en evidencia y transforma estos miembros fantasmas en un cuerpo único, en un cadáver exquisito, en una Colección de colecciones“.

    Dorr fue un artista relevante de la escena local y renovador desde distintos registros de la tradición geométrica argentina. Su trabajo cruza distintas disciplinas como la arquitectura, el diseño gráfico, la pintura; siempre con una lectura muy actual de lo urbano, sus métodos de producción ligados según las propias palabras del artista a la “disciplina proyectual del paisaje”. Sus obras son expansivas, con muchas capas de información que funcionan a la manera de un caleidoscopio proyectando formas e imágenes como reflejos claros de la vida urbana y lo orgánico del movimiento.



    Ocultar nota
  • Título: LA OBRA QUE LUCIO DORR NO LLEG A HACER EN BELLAS ARTES
    Autor: Julia Villaro
    Fecha: 09/03/2019
    Ver nota completa
    Ver nota original (Revista )

    • Revista Ñ
    • 9 Mar 2019
    • POR JULIA VILLARO

     

     

     

     

     

     



    Ocultar nota
  • Título: El cazador oculto
    Autor: Laura sola
    Fecha: 09/03/2019
    Ver nota completa
    Ver nota original (Perfil)

    El cazador oculto Se exponen obras de Lucio Dorr que el fallecido artista argentino nunca llegó a ver colgadas en una sala del Museo Nacional de Bellas Artes. Ahora se pueden visitar en el espacio experimental Proa21, del barrio porteño La Boca. Con curaduría de Santiago Bengolea, propone transformar una parte del archivo personal del artista en una nueva obra de arte. por Laura Isola Shablones. El proyecto nació cuando Dorr conoció la colección de José Manuel de Guerrico, el estanciero amigo de Rosas considerado el primer coleccionista de la Argentina. FOTO: CEDOC MÁS NOTICIAS DE CULTURA Marcos Aguinis se confesó "perplejo" por la estampilla del Estado de Israel en su honor La obra de Leandro Erlich, un desafío a lo cotidiano Elvira Sastre: “Escribo sobre las emociones y desde las emociones” Manual de los primeros pasos Hubo un tiempo en que Lucio Dorr salía de caminata varias noches a la semana y fotografiaba, sin flash y en alta exposición, motivos geométricos que descubría en puertas de cines casi abandonados, viejos mercados, edificios que no se destacaban precisamente por su estilo y veredas que quizás siguen siendo –robémosle la expresión a Luis Thonis– un milagro infame. O simplemente objetos indiferentes y arquitecturas mutiladas, inocuas ante cualquier ojo que no fuera el suyo: disposiciones lumínicas desquiciadas, tipografías bastardas.  Tomemos prestada esta luminosa escena que escribe Rafael Cippolini sobre Dorr. La ronda nocturna del artista nacido en 1969 y su ojo atento a todo aquello que no es lo evidente: una belleza escondida y fortuita. El objeto encontrado a fuerza de buscarlo donde nadie podría verlo. En ese sentido, la geometría es subsidiaria del azar como también solidaria con la perfección de la forma racional. La duplicidad de su contradicción: el albur controlado. La contingencia y la fortuna en esos descubrimientos como piedras preciosas. Para completar los cuadros, el de Cippolini y esta tentativa del mío, le sigue una obra como legado. Algo que inquieta y sacude ese dominio formal de una tradición geométrica y esa sujeción a una línea tan ajustada de pensamiento. En ese sentido, lo que continúa después de la muerte de Lucio Dorr en 2013 podría estar fuera de ese mecanismo de dirección y mando. Aunque si pensamos en la incidencia de lo contingente y la eventualidad en esas “cacerías” nocturnas, podremos mitigar el pensamiento sobre lo que se escapa del dominio del artista. Colección de colecciones es, en ese sentido, la puesta en funcionamiento de esas dos fuerzas contradictorias. Incluso, una más. La primera es la que indica que hay una deriva incontrolable, por el paisaje urbano, por la tradición, aun por las formas más consecuentes de la geometría. La segunda tiene que ver con la posibilidad de dejar todo planeado: esta instalación fue pensada por el artista para una sala en el Museo de Bellas Artes. Son cincuenta schablones que el artista realizó desde 1998 y forman un mural que conquista las paredes del piso de arriba de otra sala, la de Proa21. Asimismo, el shablón o malla guarda en secreto esa doble existencia. Es la tercera posibilidad que esta pieza ofrece. El shablón es el patrón de diseño que se usa para la serigrafía. El molde que luego sirve para la impresión. Por ahí pasará la tinta para quedarse fija en otros materiales. El trabajo consciente sobre esa superficie, de vidrio en este caso, es lo que inicia el proceso de estampado, al tiempo que está signado para el descarte. Por lo tanto, volverlo pieza en sí mismo, objeto único que ha engendrado otros, es una vuelta de tuerca sobre la propia obra. Lo que es procedimiento se vuelve fin último. En este sentido, una nueva puesta en abismo de acciones encontradas: rescatar de la colección, de su propio archivo, lo que ya ha cumplido su misión. Sin embargo, en el shablón se concibe toda la disciplina del proyecto que desencadenará la suerte de la copia. Lo preciso frente a lo aleatorio. Lo exacto y calibrado frente a devenir de reproducción, imprevisible y casual. Como en la cita robada a Cippolini, Lucio Dorr como un cazador nocturno de imágenes que nadie podía ver hasta que no pasaran por su cámara y luego por sus obras. Esos “milagros infames”; trabajos de campo que quedaron capturados para siempre en los vidrios a modo de preparados de laboratorio o de placas para colectar y fijar insectos. Colección de colecciones (2012-2019) De Lucio Dorr, con curaduría de Santiago Bengolea Jueves a domingos de 15 a 19 Proa21, Av. Don Pedro de Mendoza 2073, La Boca Hasta fines de abril. (Fuente www.perfil.com). El periodismo profesional es costoso y por eso debemos defender nuestra propiedad intelectual. Robar nuestro contenido es un delito, para compartir nuestras notas por favor utilizar los botones de "share" o directamente comparta la URL. Por cualquier duda por favor escribir a perfilcom@perfil.com

    Ocultar nota
  • Título: Lucio Dorr: ahora es realidad la muestra que no pudo ser
    Autor: Gaceta Mercantil
    Fecha: 06/03/2019
    Ver nota completa
    Ver nota original (Gaceta Mercantil)

    CULTURA.
     
    ARTES PLÁSTICAS
    Lucio Dorr: ahora es realidad la muestra que no pudo ser
    Una exposición que el fallecido artista argentino nunca llegó a mostrar en el Museo Nacional de Bellas Artes y que pretendía homenajear a la colección Guerrico, se puede visitar hasta mediados de abril en Proa 21, en La Boca.

    "Lucio Dorr-Colección de colecciones", una exposición que el fallecido artista argentino nunca llegó a mostrar en el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) y que pretendía homenajear a la Colección Guerrico de esa institución, se puede visitar hasta mediados de abril en el espacio experimental Proa 21, del barrio porteño La Boca.

    La muestra, curada por Santiago Bengolea (quien también había sido el curador de la exposición inicial), propone transformar un segmento del archivo personal del artista en una nueva obra de arte, y fue pensada originalmente para un espacio contiguo a la Sala de Exposiciones temporarias del MNBA.

    Cuestiones del tiempo y la memoria

    A lo largo de la pared de la sala, uno junto a otro, se exhiben aproximadamente 50 schablones de impresión de distintos formatos, es decir, aquellas matrices o dibujos originales que Dorr (1969-2013) realizó desde 1998. Cada uno es la matriz de una sola pieza original que ya fue realizada.

    Artista relevante de la escena local y renovador desde distintos registros de la tradición geométrica argentina, Dorr llevó adelante un trabajo que cruza distintas disciplinas como la arquitectura, el diseño gráfico y la pintura, siempre con una lectura muy actual de lo urbano, con métodos de producción ligados, según sus propias palabras, a la "disciplina proyectual del paisaje".

    Cómo funciona la máquina de Inteligencia Artificial que pinta obras de arte

    Las obras de Dorr son expansivas con muchas capas de información que funcionan a la manera de un caleidoscopio proyectando formas e imágenes como reflejos claros de la vida urbana y lo orgánico del movimiento.



    Ocultar nota
  • Título: Se materializa la exposicin que no pudo ser del artista argentino Lucio Dorr
    Autor: Mercedes Ezquiaga
    Fecha: 05/03/2019
    Ver nota completa
    Ver nota original (Tlam)

    El espacio experimental Proa 21 inaugura mañana a las 17 el proyecto inédito "Colección de colecciones" de Lucio Dorr (1969-2013), artista que fue renovador desde distintos registros de la tradición geométrica argentina.

    Su trabajo cruzó distintas disciplinas como la arquitectura, el diseño gráfico y la pintura; siempre con una lectura actual de lo urbano.

    Se verá en el espacio de La Boca una instalación compuesta por 50 shablones con registros de obras que van de 1998 al 2013, realizada en referencia a montajes como los de la colección Guerrico del Museo Nacional de Bellas Artes.

    Esta instalación abstracta puede entenderse como pequeños manifiestos donde el movimiento, el color y la racionalidad arquitectónica dialogan con la tradición vanguardista europea y latinoamericana.

    "Las obras de Lucio Dorr son expansivas con muchas capas de información que funcionan a la manera de un caleidoscopio proyectando formas e imágenes como reflejos claros de la vida urbana y lo orgánico del movimiento", explican desde Proa a través de un comunicado.

    "Lucio Dorr. Colección de colecciones" permanecerá hasta mediados de abril en Proa 21, Avenida Pedro de Mendoza 2073, en el barrio de La Boca, donde se verá en simultáneo la muestra "El Flasherito Diario. Laboratorio periodístico de artistas", un proyecto de Leopoldo Estol, Andrés Aizicovich, Alfredo Jaramillo y Liv Schulman. (Télam)



    Ocultar nota