Prensa Publicada

  • Título: Formas de gozar
    Autor: Josefina Bianchi
    Fecha: 19/02/2019
    Ver nota completa
    Ver nota original (Latfem)

    ¿Cuál es la forma del placer? ¿Tiene forma? Y de tenerla, ¿es necesaria para algo tan múltiple y total como un orgasmo?

    Esta edición del Artists’ Film International 2019, organizada por Fundación Proa y la Whitechapel Gallery, se centra en la temática de género y no tiene que ver con la individualidad de los cuerpos ni de las obras, sino con la combinación de ellas, con la posibilidad de tejer redes y de encontrar puntos de encuentro, resistencia y placer ante conceptos y formatos diseñados desde la norma.

    Susan Sontag describe la música como el arte más abstracto y sensual. Es el cuerpo el que escucha y el que da respuesta a la pasión. Es la carne y el hueso lo que se intensifican o desaparecen. Todo depende de la utilización del poder de persuasión de la obra y sus posibilidades de capturar una emoción.

    En el video de la artista argentina radicada en Francia y Berlín Fannie Sosa, distintas mujeres prueban un parlante bluetooth ovalado, común y corriente, para satisfacción en la zona genital. A través de sus vibraciones sonoras, el parlante demuestra ser más efectivo para producir un orgasmo que cualquier otro artefacto adquirido en un sex shop. Como con el twerking, del que nos mostró sus cualidades eróticas, autónomas y relativas a nuestra independencia reproductiva, con el parlante, Fannie Sosa nos enseña a gozar con un reproductor de sonido.

    “Necesito esto en mi vida”, nos dice imperativa desde el título del video donde evidencia la relación física entre deseo, tortura y poder por medio de vibraciones. Queda claro entonces que las mismas herramientas que nos pueden enfermar son las que nos pueden sanar, y que el conflicto está en la elección de estas herramientas y su utilización.

    A unos pocos metros y en la misma sala, suena un coro en “La mujer del embajador” de Theresa Traore Dahlber, en donde una mujer, que se ve limitada por el protocolo diplomático y cuyo sueño alguna vez fue convertirse en cantante de ópera, encuentra un punto de fuga en la natación y en los encuentros corales. Ambos videos se superponen y toman las riendas de un recorrido por dos salas en donde mujeres y cuerpos disidentes exponen y fracturan lo que se espera de ellxs.

    Así es como Lisa Giménez con la serie de fotografías “Inconsciente óptico” encuentra el punto de fractura estática y solemne en retratos familiares donde la familia ya no está en desorden como diría Roudinesco sino que se construye en un orden completamente nuevo y actual. En su parte de la sala, Sofía López Mañan con “Desapelo” parece hablar de amor o sexo o de lo que significa ser mujer: una crin con un arnés. López Mañan exhibe armaduras con mechones y trenzas estratégicamente ubicadas en corsets metálicos. De nuevo, cuestionando eso misma que cita como sentido único, la artista se retrata a sí misma rapada.

    Siguiendo el camino de la evidencia y el quiebre, el dúo Mwangi Hutter presenta un film en donde se interviene con improvisaciones corporales y vocales una calle de un suburbio de Nairoibi. En este espacio abierto, lxs espectadorxs tenían el potencial de ser conscientes de su entorno en relación a ellxs mismxs y a lxs demás: ¿qué alternativas tenía cada unx de ellxs para esquivar (o no) la inundación?

    Embarrarse frente a la mirada de lxs otrxs, nadar en un espacio cerrado que es a la vez posibilidad de fuga, masturbarse con ondas sonoras, cortar pelo, reagruparse: esta muestra presenta producciones de artistas internacionales en un horizonte en donde la propuesta es deformar los conceptos pre establecidos en torno al placer y deformarnos a nosotrxs mismos como sujetxs sexuales, políticxs y sociales.



    Ocultar nota
  • Título: Juego de damas: el arte rescata de las sombras la obra de las mujeres
    Autor: Mara Paula Zacharias
    Fecha: 29/01/2019
    Ver nota completa
    Ver nota original (La Nacin)

    María Paula Zacharías SEGUIR
    Comentar(8)
    Me gusta
    Compartir





    29 de enero de 2019  

    Este año la obra de muchas mujeres cobrará protagonismo en los museos del país. Comienza a tomarse nota de la desventaja que han tenido hasta ahora las artistas frente a sus colegas varones: son minoría en las exposiciones permanentes y mayoría en los depósitos.

    El Museo Nacional de Bellas Artes, sede Neuquén, y la Colección Fortabat, entre otros espacios, harán sus muestras de revisionismo histórico con perspectiva de género, mientras cursos, visitas guiadas y exhibiciones individuales buscarán reparar omisiones de larga data. Tratan de sumar páginas a una historia del arte escrita por y para los hombres, aun hoy. En los museos, las obras de mujeres representan apenas un 15% de las colecciones históricas, pero las exposiciones permanentes no suelen reflejar siquiera ese mínimo porcentaje. En la actualidad, se calcula que apenas acceden a un 30% de los premios y las exposiciones.


    ADEMÁS 

    La Noche de las Ideas mueve las aguas

    Punta del Este tendrá su museo consagrado al arte latinoamericano

    En el Museo Nacional de Bellas Artes de Neuquén una exposición señala lo que no suele verse: las obras de 34 artistas mujeres que integran el patrimonio nacional pero duermen en los depósitos. Hasta marzo puede visitarse "Sala propia", que es la primera exposición de rescate del año, curada con perspectiva de género por Kekena Corvalán.

     

    Fátima Pecci. En esta obra aparecen Martina Céspedes y sus hijas durante las Invasiones Inglesas.
    Fátima Pecci. En esta obra aparecen Martina Céspedes y sus hijas durante las Invasiones Inglesas.  Fuente: LA NACION

     

    Los datos son contundentes. De los 220 artistas de la colección, 25 son mujeres. Es decir, un 11,4%. En su historial, el museo registra 59 muestras antológicas de una sola persona, de las cuales 45 corresponden a artistas varones y solo 14 a mujeres: Norah Borges, Emilia Gutiérrez, Margarita Paksa, Diana Dowek, Amalia Picca, Marie Orensanz y Liliana Porter, entre otras. El título alude al cuarto propio del que habla Virginia Woolf, en oposición a ese lugar en el que suelen estar confinadas. "'Sala propia' es un llamado a sacarlas de allí", dice Corvalán. Hay joyas de Raquel Forner y Tarsila do Amaral, pero también obras como la del colectivo Regladetressimple, que plantean una crítica institucional: en una gran pared pintada de negro, dibujaron a escala el espacio que ocupan las obras de mujeres en el acervo; es mínimo, apenas una esquina.

     

    "'Sala propia' es el acto de llevar los feminismos dentro de las guardas de los museos, colecciones y espacios de exposición", señala Corvalán. "Cuestiona el canon, pero no solo desde el feminismo, sino con presencia federal. Aquí está la necesidad de volver la cuestión contra el canon como una máquina de desarmarnos y repensarnos desde el deseo de abrir mundos y de integrarnos más allá de cuestiones de clase", dice.

    El Museo Nacional de Bellas Artes prepara su propia exposición feminista para mediados de año: la historiadora Georgina Gluzman curará una exposición que visibiliza las obras de las artistas mujeres activas en Buenos Aires entre fines del siglo XIX y principios del XX.

     

    Emilia Bertolé. Autorretrato. La pintora y poeta rosarina será una de las artistas destacadas en el MNBA
    Emilia Bertolé. Autorretrato. La pintora y poeta rosarina será una de las artistas destacadas en el MNBA Fuente: LA NACION

     

    Gluzman es investigadora del Conicet y autora de Trazos invisibles (Biblos, 2016), que reconstruye la vida de artistas que hoy casi no se conocen pese a la fama que tuvieron en su tiempo. "Se han conservado muy pocas obras con anterioridad a 1890 -explica-. Las adquisiciones comienzan a partir de 1911, con el primer Salón Nacional. Eran un 30 por ciento en las exhibiciones, aunque no ganaban premios (recién en 1924 Raquel Forner obtiene un tercer premio). Pero siguieron participando: se sobreponen a un sistema que las excluye. Artistas activas que vendían en general a precio bajo, pero, como no estaban vinculadas a las vanguardias, cuando se escribe la historia del arte caen en el olvido, por ser mujeres y porque sus postulados estéticos se consideraban pasados de moda".

    La muestra contará con la obra de 20 mujeres, como Emilia Bertolé, Julia Wernicke, María Obligado de Soto y Calvo, Ana Weiss de Rossi y Lía Correa Morales. "A veces encontrás grandes injusticias, artistas de una gran potencia que el filtro disciplinador no dejó pasar, como María Carmen Portela. La historia del arte no es una cosa fija en la que ingresan los que se lo merecen, sino un relato que se construye en un momento histórico, con determinados prejuicios. El canon es políticamente masculino y las mujeres estamos excluidas simbólicamente. La obra de mujeres suele rondar el 15% de los acervos, pero las curadurías ni siquiera lo reflejan".

     

    Wanda Pimentel. Serie Envolvimiento, 1968. Una de las obras guardadas en depósito. Colección Malba
    Wanda Pimentel. Serie Envolvimiento, 1968. Una de las obras guardadas en depósito. Colección MalbaFuente: LA NACION

     

    La Colección Fortabat tiene en marcha una muestra que se verá a mediados de marzo, curada por Francisco Lemus, con foco en mujeres de los 90: Schiavi, Bairon, Hasper Jitrik, Laguna, López, Herrero y Pastorini. "Son artistas que formaron parte del modelo artístico y curatorial de la Galería del Centro Cultural Rojas. Rastrea afinidades estéticas y afectivas entre las artistas y ese espacio. Indaga en dos proyectos cercanos al Rojas, pero que trazaron una diferencia: "Violaciones domésticas" (1994) y "Juego de damas"(1996). Estas muestras iluminan la potencialidad de las artistas y, sobre todo, una estrategia de visibilidad donde la reflexión sobre el género y el feminismo se encuentran de manera subyacente, operando en los procedimientos artísticos y el discurso", cuenta el curador.

     

    Raquel FornerTinieblas, 1943. Fue la primera mujer en ganar un premio en un Salón Nacional, en 1924.
    Raquel FornerTinieblas, 1943. Fue la primera mujer en ganar un premio en un Salón Nacional, en 1924.Fuente: LA NACION

     

    La ola de rescate tuvo un punto alto con "Mujeres radicales: arte latinoamericano, 1960-1985", la exposición del Hammer Museum, que estuvo hasta noviembre pasado en la Pinacoteca de San Pablo, con curaduría de Cecilia Fajardo-Hill y Andrea Giunta. "Las exposiciones de artistas mujeres no representan un fin en sí mismo, son una estrategia de visibilización de obras que de modo sistémico el mundo del arte no permite ver, sencillamente porque los espacios que ese mundo deja para las artistas mujeres representa, en el mejor de los casos, el 30% -dice Giunta-. Estas exposiciones son una estrategia de rescate, en tanto permiten revisar la obra de extraordinarias artistas del pasado que han quedado olvidadas u ocultas". Giunta será la curadora de la Bienal del Mercosur en 2020, con el título "Femenino(s). Diferencia, participación y cultura democrática".

    En la nueva muestra permanente del Malba hay artistas mujeres que brillan por su ausencia. Mónica Mayer, Grete Stern o Liliana Maresca están ahora guardadas a la sombra. De 210 obras solo 32 son de mujeres artistas. Por eso, la historiadora María Laura Rosa propuso dar un curso que las pusiera un poco más a la vista, "Colección permanente en foco: las artistas mujeres", los viernes de febrero. "A través de cuatro encuentros, tomaremos dos nociones de los estudios de género: mujer nueva y excepciones positivas. La primera refiere a aquellas mujeres autónomas que buscan insertarse profesionalmente entre los años 20 y 40 del siglo XX. La segunda es la mirada excepcional que ha dado la historia del arte tradicional a las pocas mujeres que lograron ingresar a su relato. Por el contrario, los estudios de género han mostrado cómo aquellas figuras excepcionales actuaban en simultáneo con muchas colegas. Analizaremos a las artistas en relación con las compañeras de su tiempo", explica. De Frida Kahlo a Yente, Lidy Prati, Lygia Clark, Carmen Herrera y a las más contemporáneas Marcia Schvartz, Wanda Pimentel, Mira Schendel y Ana Mendieta.

     

    Emilia GutiérrezJuglares. La obra es propiedad del MNBA, sede Neuquén, e integra "Sala propia".
    Emilia GutiérrezJuglares. La obra es propiedad del MNBA, sede Neuquén, e integra "Sala propia".  Fuente: LA NACION

     

    En marzo, Corvalán inaugura dos nuevos capítulos de esta historia: uno en el Museo Urbano Poggi de Rafaela, Santa Fe, con obras de artistas como Olimpia Aimaretti de Ogilvie o Juana Elena Diz, y otro, una muestra feminista en el Centro Cultural Haroldo Conti. "Investigarlas, ponerlas a dialogar es continuar pensando performativamente la curaduría en tanto un modo específico de la política en acto", dice.

    Marzo, mes de la mujer, tendrá acciones de todo tipo, como las que harán el colectivo de trabajadoras del arte Nosotras Proponemos, en el Centro Cultural Morán, y las que sumen los propios museos. Por ejemplo, en el Moderno habrá visitas guiadas especiales con mujeres artistas que forman parte de la colección. Nora Iniesta tendrá una exposición alusiva en el Centro Cultural El Más Acá. Entre las internacionales, en Fundación Proa se verá en febrero a la artista y activista Fannie Sosa. El Museo Sívori presentará "Transurrealismo. Arte y diversidad de género", compuesta por piezas de la colección y artistas argentinos contemporáneos. El colectivo PintorAs tendrá una muestra en abril en la Usina del Arte, curada por Lara Marmor. "Estamos cumpliendo 10 años de nuestra primera muestra y existencia", dice Silvia Gurfein, una de las integrantes de este grupo de 20 artistas mujeres con obra pictórica. Otra muestra será la de Fátima Pecci Carou en la galería Piedras, "Las otras en los pliegues de la Historia". "Es un biombo de pinturas sobre historia argentina y latinoamericana desde una mirada feminista, en coproducción con una politóloga", cuenta la artista. Cristina Schiavi curará en la galería Pasaje 17 una muestra con obras de Elsa Soibelman, Ana López y Alita Olivari. "Quise poner el énfasis en tres artistas de generaciones diferentes que por una u otra razón no son convocadas. Continúo la idea de indagar y armar otra historia del arte".

    Es el trabajo que hay que hacer: con otras miradas, repensar el canon.

     

    Raquel Forner. Composición, 1934. En el MNBA, sede Neuquén.
    Raquel Forner. Composición, 1934. En el MNBA, sede Neuquén.  Fuente: LA NACION

     


    Por: María Paula Zacharías

    Ocultar nota
  • Título: En 2019 tambin el arte desafiar a la crisis econmica
    Autor: Tiempo Argentino
    Fecha: 13/01/2019
    Ver nota completa
    Ver nota original (Tiempo Argentino)

    Desde una megamuestra de Carlos Alonso hasta una exposición de dibujos y matrices de grabados de Benito Quinquela Martín, los museos y fundaciones hacen propuestas creativas para atraer al público. Ofrecen, además talleres y otras actividades paralelas.

    (Foto: MNBA)
    Por Mónica López Ocón
    13 de Enero de 2019

    Suele decirse que los argentinos sólo visitan museos cuando se van a Europa. Sin embargo, La Noche de los Museos es una de las convocatorias más exitosas. Durante 2018, hubo propuestas que obtuvieron una gran respuesta de público. Además, en casi todos los museos de la ciudad hay actividades paralelas destinadas a adultos y también a chicos, que buscan bajar el arte del pedestal de la solemnidad para acercarlo a la gente. Visitas guiadas, música y talleres de todo tipo son algunas de las formas de ofrecer al público una oferta más amplia.

    El Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) realizó durante 2018 algunas propuestas que dieron como resultado una gran afluencia de público. Una de ellas fue, sin duda, la magnífica exposición de las 85 acuarelas de distintos períodos creativos de William Turner que concitó mucho interés y tuvo gran concurrencia, a pesar del inesperado arancelamiento en medio de un escenario de aguda crisis económica. Aún no está claro si este arancelamiento se aplicará también a las nuevas muestras o fue un recurso excepcional. Los ecos de esa muestra llegan hasta este flamante 2019, ya que podrá verse hasta el 17 de febrero. Los miércoles se puede visitar de manera gratuita y el resto de los días, de martes a domingo, también, si se entra al Museo una hora y cuarto antes de la hora de cierre que es a las 20.

    Junto a la muestra de Turner, la Afrodita de Capua y las obras maestras del arte europeo fueron las grandes apuestas del año que pasó. Según lo informa el propio Museo, "en 2018, el Bellas Artes recibió más de 600 mil visitantes y 37 mil alumnos en delegación, que realizaron visitas escolares brindadas gratuitamente por el área de extensión educativa del Museo. En tanto, 41 mil personas participaron de talleres, visitas guiadas, presentaciones de libros, proyecciones de cine y actividades para todos los públicos organizadas por el Museo".

    Entre el 18 de febrero y mediados de abril el MNBA permanecerá cerrado por reformas. Luego de su reapertura, además de diversas novedades en las salas de exposición permanentes, en el Pabellón de Exposiciones Temporarias se inaugurará una megamuestra dedicada al gran artista argentino Carlos Alonso, que recibió el Premio Nacional a la Trayectoria Artística junto a Delia Cancela, Juan Carlos Distéfano, Noemí Escandell, Norberto Gómez, Roberto Jacoby, Marie Orensanz y Manuela Rasjido. Las obras de este premio ya pueden verse en el MNBA.

    Alonso está próximo a cumplir 90 años y es uno de los mayores representantes de la corriente social en el arte visual argentino. 

    Además, según informa el MNBA, "como parte de las actividades programadas junto con la Biblioteca Nacional en el marco del Simposio Internacional Warburg 2019, también en abril se presentará una exposición curada por Gastón Burucúa con obras de la colección del Bellas Artes, que hará foco en las categorías desarrolladas por el historiador de las imágenes Aby Warburg. La muestra propone ilustrar sus ideas principales con piezas del arte europeo y prehispánico, y aplicar aquellas nociones fundamentales a la producción estética contemporánea, especialmente argentina".

    Durante el mes de junio en el primer piso del museo, se presentará una exposición de Pedro Figari, con curaduría de Pablo Thiago Rocca, director del Museo Figari de Uruguay.

    Habrá, además, una muestra con perspectiva de género curada por Georgina Gluzman que consistirá en hacer visibles las obras de artistas mujeres que desde hace tiempo duermen el sueño de los justos en las reservas de la institución. 

    En el segundo semestre, se inaugurará una exposición homenaje del artista argentino Julio Le Parc, que se centrará en la primera década de su producción. También se le rendirá un homenaje en el Centro Cultural Kirchner a través de una retrospectiva. 

    El año cerrará en el MNBA con la muestra de una mujer, Norah Borges, en el Pabellón de Exposiciones Temporarias. En el mes de julio se cumplieron 20 años de la muerte de esta artista. Será una gran retrospectiva con curaduría de Sergio Baur, quien la llamó "la musa de las vanguardias".

    En el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAMBA) la muestra de Delia Cancela Reina de corazones constituye una exposición imperdible que podrá verse hasta el 3 de marzo de este año. Cancela está vinculada a la generación de artistas notables que emergió del Instituto Di Tella, un punto nodal de la vanguardia artística. Su muestra incluye obras producidas entre 1962 y 2018. A través de esta antología puede percibirse la incursión de la artista en mundos creativos que no se consideraban artísticos cuando ella comenzó su carrera, como el diseño y la moda. Junto a su pareja Pablo Mesejeán, Cancela fue protagonista indiscutida del flower power de la Argentina de los sesenta.

    También hasta el 3 de marzo podrá visitarse Cuerpos pájaros, de Mercedes Azpilicueta, que ofrece todo un mundo visual y sonoro. La artista trabajó especialmente para esta muestra filmando en la calle durante 2018. El interrogante que recorre las imágenes recogidas es cómo se articula un cuerpo colectivo que busca la unidad a través de lo diverso.  

    Una llamada pertinaz: la intrépida marcha de la colección del Moderno permitirá apreciar hasta el 11 de noviembre una puesta de su patrimonio. La muestra  tendrá la curaduría del equipo curatorial de la institución. El Moderno cuenta con  unas 7000 obras de artistas argentinos e internacionales cuya producción pertenece al siglo XX, sobre todo a las décadas del '40, '50 y sesenta. 

    Durante 2019 se podrán ver una exposición de Max Gómez Canle, una retrospectiva de Flavia Da Rin y una muestra de Mildred Burton. En abril llegará Metafísica pampeana: Una historia de la imaginación en la Argentina, exposición colectiva que abarca los siglos XIX, XX, XXI.

    El Museo Evita tiene previsto inaugurar el 18 de enero la muestra Guerreras. Historias de resiliencia con el objetivo de "repensar, compartir y circular la palabra sobre la violencia de género". Se trata de una muestra de la fotógrafa Eleonara Ghioldi que consiste en una serie de fotos sobre historias reales de violencia sexual de mujeres argentinas, estadounidenses y mexicanas". Todas las mujeres que forman parte del proyecto son amigas de amigas, destaca Ghioldi. La idea fue siempre establecer una red de confianza y tejer una escucha activa de interés y transformación. He abordado este proyecto principalmente como un observador que espera brindar un lugar para escuchar voces e intentar avanzar hacia la comprensión de los orígenes de los actos de violencia sexual, dice la fotógrafa Ghioldi (Buenos Aires, 1972) sobre su muestra.  "A través del boca a boca, encontré mujeres valientes que me han ofrecido sus historias como sobrevivientes de abuso sexual. Me permitieron fotografiarlas en sus casas, lo que generó retratos ambientales íntimos que capturan su individualidad, vulnerabilidad y fortaleza".

    En Fundación Proa se verá a la afrolatina Fannie Sosa "una artista que hace un estudio sobre cómo las conductas corporales hablan del imperialismo cultural y el dominio sobre la mujer".

    En el Museo Benito Quinquela Martín la conmemoración de su nacimiento será una buena ocasión para ver dibujos inéditos y matrices de sus grabados.  

    Un panorama amplio que ofrece propuestas para todos los gustos. «

    arte
    Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

    Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.



    Ocultar nota