Prensa Publicada

  • Título: Christo y Jeanne-Claude en PROA
    Autor: Graciela Smith
    Fecha: 15/05/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Revista Magenta)

    Christo y Jeanne-Claude en PROA
    por Graciela Smith
     
    Una gran exposición retrospectiva del trabajo del artista Christo y su esposa Jeanne-Claude en Fundacion PROA que se podrá ver desde el sábado 14 de mayo y hasta el 17 de julio, 2022.
    Christo y Jeanne-Claude

    Es la misma muestra armada para inaugurar el nuevo edificio del Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry (MACA) en Manantiales, Uruguay www.revistamagenta.com/christo-y-jeanne-claude-en-uruguay/


    Reichstag envuelto, Berlin 1987 (foto: Mauro Roll)

    En esta oportunidad, se agregaron unas gigantografías con las obras instaladas, videos y los “Store front” o vidrieras donde el artista comienza a plasmar el concepto del arte accesible a todos los públicos “en contraposición con el arte de los museos” explica Vladimir -sobrino de Christo y curador de la exhibición.

    Luego vendrían los primeros envoltorios. Se puede ver entonces, en la primer parte del recorrido, el paquete de yute etiquetado “PACCO” (1963), una época en la que el expresionismo abstracto estaba de moda.


    Revistas LIFE empaquetadas, 1966

    Jorge Helft, Adriana Rosenberg y Vladimir

    Vladimir realizó la recorrida guiada de presentación matizada con las anécdotas del coleccionista Jorge Helft, amigo de ambos artistas.

    “La obra es del pueblo, no de una persona”, explica Vladimir, “el paquete es anónimo – no tiene dueño, genera INTRIGA”. Es el concepto inicial de la obra de Christo. Su audacia, creatividad y constancia lo llevaron a la utilización del espacio público, empaquetando monumentos emblemáticos de diferentes ciudades llegando a intervenir grandes lagos, bosques y montañas con kilómetros de telas envolventes.


    Barriles de petróleo, 1958

    The Gates, NY, 2002

    Para dar una idea de la dimensión de las obras, tomemos los datos precisos declarados por el coleccionista Jorge Helft: “La obra “The Gates” (las puertas) en el Central Park, demoró 20 años en su realización -una instalación de 7.503 portales de cinco metros de alto de tela color azafrán con estructuras metálicas sobre 37 km de caminos en el emblemático parque neoyorquino- a los pocos días no quedaba ni el mínimo rastro de lo que había habido.

    Para Christo y su esposa Jeanne-Claude la obra comenzaba con los primeros dibujos, la gestión y la financiación hasta su realización, aunque la exposición solo durara unos días, o como en el caso del proyecto en Rifle, Colorado que permaneció tan solo 28 horas.


    Pont Neuf, Paris, 1985

    El recorrido se ameniza con los videos que documentan detalles del montaje y exhibición.

    Una de los últimos proyectos realizados postmortem fue el empaquetamiento del Arco del Triunfo en París llevado a cabo luego del fallecimiento de Christo el 31 de mayo de 2020 por la pandemia.

    “Un artista fuera del sistema”, finaliza diciendo Jorge Helf mientras muestra la impresión de la mano de Christo, una serie inconclusa de 9 obras sobre papel  de 31x 24 cm realizada en la etapa final de su enfermedad.


    Costa empaquetada, Little Bay, Australia, 1969 (foto: Mauro Roll)
    Vida y obra

    Christo Vladimirov Javacheff, conocido como Christo, nació el 13 de junio de 1935 en Bulgaria. El mismo día que la que sería su mujer y socia en el mundo del arte: Jeanne-Claude Denat de Guillebon.

    Desde pequeño, Christo dio señales de su gran capacidad creativa. El ser aceptado en la Academia de Bellas Artes de Sofía significó muchísimo en su carrera. Usó todos los recursos que tenía para lograr lo que pensaba que sería la experiencia que le cambiaría la vida. Pero, su renacimiento comenzó en Praga, donde finalmente se sintió libre para dibujar. 

    “Siento que he renacido…, las últimas dos semanas he sido inusualmente feliz y he pasado por tantas cosas distintas para dibujar. […] Cosas increíbles han sucedido. Nunca he hablado tan abiertamente. […] El arte es descubrimiento, innovación, una misión profunda para encontrar la expresión más nueva y contemporánea… El arte es, más que cualquier otra cosa en la vida, belleza. El arte crea lo que nadie ha visto antes… Ser un descubridor requiere más que leer libros: uno tiene que sentir el pulso del tiempo.

    Cuando comenzó la Revolución Húngara, Praga ya no era un lugar seguro para vivir. Un viaje largo y agotador lo llevó primero a Viena en enero de 1957, después a Ginebra, en octubre, y finalmente el 1 de marzo de 1958 llegó a París, donde quedó extasiado por el aura artística de la ciudad. Los siete años que pasó en París entre 1958 y 1964 fueron primordiales para su carrera artística. En este breve pero extremadamente intenso período, libre de preceptos impuestos y tabúes, se conectó con el avant-garde francés e internacional e hizo amistad con los artistas portugueses René Bertholo y Lourdes Castro y con el círculo KWY; frecuentando a los Nuevos Realistas y recibiendo inspiración de la escena de arte progresivo, finalmente pudo expresarse libremente. 


    Mastaba, Emiratos Arabes, 1980

    The Gates, Central Park, NY, 2002

    La apropiación y manipulación de los objetos de la vida diaria se convirtió pronto en su principal interés, al punto de ser una obsesión. Su enfoque era absolutamente radical. Estaba más preocupado por la textura y la forma que por el contenido. Si bien estaban escondidos en el envoltorio, como si estuvieran protegidos por una segunda piel, estos objetos eran reinstalados, como suspendidos de sus deberes sin evitar el statu quo previo a la acción artística, guiado a un estado de transición nómade, que se convertiría en la quintaesencia de sus proyectos a gran escala. 

    Esos primeros proyectos fueron el resultado de experimentos artísticos instintivos que no requerían ningún tipo de planificación o preparación. Christo se enfrentaba directamente con el objeto. Este enfoque era muy directo y físico y no había bosquejos o maquetas. La dirección a la que le llevaba el proceso creativo ya era clara y a pesar de que su vocabulario visual y formal ya estaban ubicados, su trabajo comenzó a evolucionar. Los trabajos aumentaron en tamaño, se hicieron más complejos, y tomaron una relación más cercana con el espacio. El punto de 27 inflexión fue en 1964, después que él y Jeanne-Claude se mudaron a Nueva York. El espacio y la arquitectura jugaron un papel cada vez más predominante en el trabajo de Christo, al punto de que su propio enfoque de la práctica artística cambió. “En la Academia de Bellas Artes estudié arquitectura y me gustaba esa disciplina. Creo que se nota en mi trabajo. Ahora, con más de 80 años de edad, observo nuestro trabajo con Jeanne-Claude y veo que la arquitectura estuvo muy presente. Me hizo verlo de manera diferente a la pintura o la escultura”. 

    Los objetos temporales ubicados en contextos urbanos o naturales requerían mucha preparación y un enfoque técnico mayor, menos visceral que las primeras experiencias de envoltorios o pinturas. Christo se reencontró con el medio favorito de su juventud: el dibujo. 

    El dibujo comenzó a jugar un papel predominante en la génesis y la comprensión final de sus proyectos monumentales. “El dibujo es muy importante. Me da energía”, solía decir. En el nido de la privacidad de su estudio, pasaba horas interminables trabajando solo, sin asistentes. Las manos tocando el papel, el sonido del grafito formando una sinfonía de líneas, amplificado por un silencio sólido, ocasionalmente interrumpido por los sonidos del viejo edificio de la calle Howard estirando sus huesos. En el dibujo, que practicó con felicidad y sin pausa hasta su muerte, mostró la misma libertad y el mismo cuidado que en los proyectos titánicos. “Los trabajos en papel pueden ser una combinación de fotografías, fragmentos de otros proyectos, información técnica… […] los dibujos reflejan la evolución del proyecto. No salen de mis pensamientos ‘totalmente equipados’”. Manejando con pericia las reglas del arte académico, las doblegó para crear collages altamente inventivos en los que los materiales tradicionales (lápiz, carbón, pastel) se unían naturalmente a los no ortodoxos (pintura industrial, plástico, tela, piolín, cinta de enmascarar…) como si fueran un concierto de voces perfectamente desentonadas. 

    De los bosquejos iniciales “esqueléticos y problemáticos” a los trabajos finales híper detallados y ultra descriptivos, todos los dibujos o “trabajos en preparación”, como Christo los definía, son parte de lo que él llamaba “proceso de crecimiento”. Este complejo y a menudo prolongado —muchas veces, muy prolongado— proceso de crecimiento consistía en negociaciones con funcionarios administrativos y de gobierno, para obtener los permisos, conversaciones con residentes y asociaciones locales para calmar temores y objeciones, y consultas con ingenieros y artesanos para tratar el desarrollo técnico y la implementación del proyecto. Esto le permitía ajustar y definir sus ideas, lo que influía en sus dibujos y a su vez tomaba un impacto poderoso en el concepto del proyecto. 

    Al trabajar simultáneamente en varios proyectos diferentes, y al estar constantemente yendo entre los dibujos y los collages, de una serie a la otra, mejoraba y refinaba su visión. El trabajo preparatorio final predecía con tanta exactitud el proyecto realizado que parecía ser un espejo en estado definido. Como paso a la realidad, los dibujos se convirtieron en la historia y archivo de cada proyecto. Es con el dibujo que comienza el viaje. 

    La fotografía jugó un papel prominente en los trabajos preparatorios. (…) Pintadas encima, en collage o recortadas, le ayudaban a mejorar su visión y a integrarlas a bosquejos preliminares en pequeña escala, y además los convertían en dibujos finales de cada proyecto. 

    Describiendo a menudo su trabajo como “el trabajo de un arquitecto”, Christo incorporaba en sus dibujos y collages referencias 30 descriptivas junto con detalles técnicos meticulosos, como mapas o planos y datos que invitaban a quien lo mirara a literalmente “leerlos”.

    Cada vez que Christo y Jeanne-Claude comenzaban a trabajar en un proyecto, comenzaban de nuevo, listos para descubrir en qué se convertiría y cómo evolucionaría. 

    FUNDACION PROA

    Av. Pedro de Mendoza 1929, La Boca, CABA



    Ocultar nota
  • Título: FONDATION PROA : CHRISTO ET JEANNE-CLAUDE
    Autor: World Art Foundations
    Fecha: 15/05/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (World Art Foundations)

    FONDATION PROA : CHRISTO ET JEANNE-CLAUDE
    BUENOS AIRES, ARGENTINE14 MAI - 17 JUILLET 2022

    Fondation Proa (Buenos Aires, Argentine)

    Maintenant affiché :

    ➡CHRISTO ET JEANNE-CLAUDE

    ➡14 mai – 17 juillet 2022

    ➡Organisé par : Fundación Proa – Fondation Christo et Jeanne-Claude – Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry

    ➡Commissaire : Lorenza Giovanelli Auteur : Jorge Helft

    ➡Parrain : Tenaris – Ternium

    Cette exposition rétrospective revient sur les concepts fondamentaux de l'art dans la seconde moitié du XXe siècle, à savoir l'appropriation du bien public, l'habillage des monuments et la transformation des espaces naturels.

    © [2022] Fondation Christo et Jeanne-Claude



    Ocultar nota
  • Título: Christo y Jeanne-Claude, protagonistas de una impactante muestra en Fundacin Proa
    Autor: Diego Rojas
    Fecha: 14/05/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Infobae)

    Christo y Jeanne-Claude, protagonistas de una impactante muestra en Fundación Proa

    Los artistas cuyas intervenciones en el espacio público y la naturaleza se hicieron legendarias, son revisitados en esta exhibición de su magnífica obra de varias décadas. Hasta el 17 de julio se puede apreciar en el centro de arte de La Boca.

    Diego RojasPor Diego Rojas


    Crédito: Fundación Proa
    Crédito: Fundación Proa

    En su cuento policial La carta robada, el gran Edgar Allan Poe señala cómo el mejor lugar para esconder algo es el más visible, el que se encuentra ante la mirada de todos. Quizás se pueda imaginar un procedimiento de ocultamiento similar en las obras de Christo y Jeanne-Claude: desde los primeros trabajos conceptuales de Christo como artista individual, como aquellas latas envueltas, a las intervenciones monumentales que ocultaban debajo de telas construcciones humanas como el Reichstag en Berlín o escondían paisajes naturales como un valle en Colorado, Estados Unidos (ya en plena colaboración entre los dos artistas), aquello que está y que no se ve cobraba tanta relevancia como aquella intervención inevitablemente evidente.

    De este modo, cada obra se convierte en un artefacto perturbador: además de mostrar el trabajo de los artistas –fruto de un diseño minucioso, en el que se puede apreciar el trazo genial de Christo para el dibujo y el uso de herramientas de cálculo y proyección propias de la arquitectura– impulsa al espectador a preguntarse por lo no mostrado, aquello escondido, lo oculto. Claro, en medio de una vibrante vitalidad que transmiten estas obras que transforman el mundo conocido por unos cuantos días al menos. La trayectoria de décadas de Christo y Jeanne-Claude se puede conocer en la exhibición inaugurada este sábado en la Fundación Proa, en La Boca. Una experiencia que es recomendable no perderse.

    Crédito: Fundación Proa
    Crédito: Fundación Proa

    Christo cuando nació en Bulgaria en 1935 se apellidaba Javacheff, pero en el camino de su desarrollo artístico el apellido se perdió y quedó su nombre de pila, tan atractivo por los significados que podría abrir a quien le interese. Comenzó su instrucción artística en la academia búlgara que, bajo el estalinismo, detenía la historia del arte en la pintura clásica decimonónica. La vanguardia era inimaginable salvo para quien hubiera llegado a ella con otros métodos, como el joven Christo, a quien su padre le había pasado materiales sobre la vanguardia artística europea. En 1956, luego de haber producido una obra que investigaba los alcances del realismo, emigró a Praga, Checoslovaquia, que lo deslumbró y comenzó a encontrar su propio estilo.

    Cuando los tanques soviéticos aplastaron el levantamiento popular húngaro ese mismo año, Christo decidió emigrar a París en un viaje sin marcha atrás, como suele suceder con los exilios. Ya en la Ciudad Luz se encontró entre pares, encontró un hogar y, mientras se mantenía realizando retratos de miembros de las clases pudientes, comenzó a nacer en su destino artístico. De esa época datan las primeras latas envueltas. Latas y telas. Latas escondidas bajo las telas. ¿Pero si bajo esas telas no hubiera latas, sino la forma de la lata? ¿Qué habría ahí? Comenzó a practicar otro tipo de envoltorios inquietantes y potentes. Y mientras hacía el retrato de una mujer, conoció a su hija Jeanne-Claude. Muy pronto no dejarían de estar el uno sin la otra y así por décadas y décadas. Era el amor y la unión artística.

    Crédito: Fundación Proa
    Crédito: Fundación Proa

    A pesar del vuelco hacia el arte más conceptual, el dibujo no abandonó nunca la calidad de herramienta artística en Christo. Si los primeros envoltorios de latas o paquetes –que también plantean la pregunta acerca de “la esencialidad” de las cosas ya que si una tela envuelve un objeto sólido pero del que sólo se conoce la forma de la superficie y nada más: ¿qué es?– tenían dibujos que ayudaban a preparar el resultado final, también el artista lo practicaba en otros estudios u obras. Ese talento gigantesco se nota en un trazo magistral que perdurará hasta los diseños de la obra madura. Una obra que sobrevendrá luego de que la pareja se mude a Nueva York y viva, primero, en el legendario hotel Chelsea, hasta que luego compraron un casa en el Soho en la que vivieron hasta el fin. Los dos habían nacido el 13 de junio de 1935. Jeanne-Claude murió el 18 de noviembre de 2009. Christo falleció el 31 de mayo de 2020. Tenía 80 años.

    Crédito: Fundación Proa

    Crédito: Fundación Proa

    El envolvimiento de espacios públicos fue una apuesta por la intervención de la esfera ciudadana para envolver en el proceso artístico a hombres y mujeres que, simplemente basta, pasaran por ahí. Primero bloqueaban a la vista lugares tradicionales con barriles, algunas veces con permiso municipal y a veces no (una vez que serían increpados por la policía por sus intervenciones, recibirían la filípica de: “Ok, por esta vez zafan. Pero no lo vuelvan a hacer”, una admonición que estaba fuera de lugar ya que el programa artístico de la pareja incluía el no realizar la misma intervención en el mismo lugar dos veces). En 1963, aún bajo el apelativo individual de Christo, empaquetaría un monumento en la vía Borghese, en Roma. Sería un viaje de ida.

    Diseñan envolver varios edificios emblemáticos del Lower Manhattan e incluso piden a los consorcios de los edificios permiso para llevar adelante el proyecto, pero son rechazados de un modo muy tajante. Hubiera sido bueno ver cómo hubiera quedado media Manhattan bajo las telas (el diseño de la pareja permite imaginarlo). Envuelven árboles, intervienen falsas vidrieras, pero a los proyectos grandes siguen llegando negativas por parte de los poseedores de los edificios. En Estados Unidos no se lo permiten, en Europa pueden realizarlo con algunos monumentos y torres antiguas. Están finalizando los años sesenta: en Kassel, Alemania, en la exposición documenta, logran realizar un paquete que se eleva a los aires de 85 metros de altura, un récord para una estructura sin esqueleto.

    Llega entonces la naturales. Un acantilado junto al mar es el escenario para que una tela lo envuelva en Australia: 93.000 metros cuadrados de tela y 56 kilómetros de soga empaquetan 2,4 km de largo de la costa. El paisaje natural se transforma en esas playas se transforma por primera vez, quizá, en miles de años. Las telas (es parte del protocolo de Christo y Jeanne-Claude) se retirarán a los catorce, quince días. El paisaje vuelve a su estado anterior, ¿pero vuelve a su estado anterior? ¿No quedan rastros de la imagen oculta de un paisaje que había estado inmutable allí por siempre? ¿Cómo se ve el espectador reflejado ante esa intervención? El escritor francés André Gide decía, en Los vasos comunicantes: “Lo más profundo que tiene un hombre es su piel”.

    Crédito: Fundación Proa

    Crédito: Fundación Proa

    Llegan los grandes trabajos como el Valle Courtain en Colorado, Estados Unidos, atravesado por una tela a lo largo de 380 metros (la intervención duró un día ya que el anuncio de una tormenta huracanada determinó su levantamiento) o las islas envueltas en tela rosa en Key Biscayne, Miami, que no sólo son visualmente estremecedoras, sino que producen inquietudes renovadas y resignificadas acerca de la naturaleza, el hombre, lo que es y lo que pudo ser y así. No se trata sólo del shock del enfrentamiento con la obra monumental, sino lo que remueve en el que mira y que produce de esa manera un artefacto incandescente.

    Hagamos un salto a 1995: el parlamento alemán discute, en sesión ordinaria, el pedido de que el edificio (parte de la historia de la humanidad: su incendio obra de un pirómano en 1933 provocó el endurecimiento del régimen nazi y el comienzo de la persecusión y reclusión en campos de detención que llevarían mediante la perfección de la instrumentalización de la muerte a Auschwitz) sea envuelto por Christo y Jeanne-Claude. Es un debate impredecible sobre su resultado a favor o en contra. Es aprobado. La historia, entonces, queda oculta. ¿Pero queda oculta o produce que se exponga, entonces? Tal vez funcione de esta manera, ya lo dijo Freud, el inconsciente, que desde lo oculto, se manifiesta.

    La pareja no existe más sobre la tierra. Sin embargo, su obra sigue. El proyecto de realizar una mastaba (una construcción de latas monumentalista de latas que será erigida en el desierto árabe y cuyo tamaño equivale al de dos pirámides) todavía sigue en pie y así proyecta concretarla la fundación Christo y Jeanne Claude. Tal vez expresen así estos versos de Quevedo de su poema Amor constante más allá de la muerte: “Serán ceniza, mas tendrá sentido; / Polvo serán, mas polvo enamorado”.

     



    Ocultar nota
  • Título: Christo y Jeanne-Claude en la Fundacin Proa
    Autor: Marta Gravinese
    Fecha: 14/05/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (MALALAMAGNA)

    Christo y Jeanne-Claude en la Fundación Proa

    La exposición retrospectiva Christo y Jeanne-Claude presenta un exhaustivo territorio de conceptos e imágenes fundamentales para apreciar el arte de la segunda mitad del S.XX. La apropiación del espacio público, empaquetando monumentos, transformando el espacio natural con sus intervenciones, nos acerca a una de las tendencias más relevantes de la práctica artística.

    El conjunto conforma una nueva e inédita mirada sobre el paisaje y el arte más actual. Desde sus comienzos en 1958 con las primeras propuestas de intervención y evolucionando hacia proyectos a gran escala pública -cuya finalidad es el arte mismo, en palabras de los artistas- la retrospectiva reúne las obras tempranas, denominadas Early Works y llega hasta sus últimos proyectos.



    El conjunto de fotografías documentales y la presencia de los artistas durante la realización de sus intervenciones en una selección de documentales aporta a la muestra un extenso y profundo panorama.

    La presencia de Christo y Jeanne-Claude en nuestro país, se conoce ya en los años del Di Tella cuando el crítico Pierre Restany, invitado a participar como jurado del premio de 1964 y asiduo visitante de Buenos Aires y Montevideo, expone acerca de las nuevas tendencias del arte de ese período entre las que se circunscribía el Nuevo Realismo del que formaban parte ambos artistas.

     

    En abril de 1995, el antecedente principal de la presencia de los artistas en Argentina tuvo lugar en la Galería Federico Jorge Klemm de Buenos Aires, que realizó la primera exposición de Christo y Jeanne-Claude con 26 obras entre proyectos, dibujos, fotografías de registro y litografías intervenidas. Algunas de ellas pertenecientes a la Colección Klemm están incluidas.

    El criterio de selección de la curadora Lorenza Giovanelli, responde a la voluntad de reflejar las distintas etapas de la vida artística de Christo y Jeanne-Claude a partir de una serie de documentos que resulten representativos de la magnitud de sus instalaciones, para los visitantes de Sudamérica.

     "En colaboración artística con su esposa y socia de toda la vida, Jeanne-Claude —que comenzó en 1961 y fue oficialmente anunciada en 1994, cambiando los roles cliché de una escena de arte todavía conservadora y algo chauvinista—, Christo desarrolló proyectos monumentales y temporarios sobre un nuevo modelo de sistema de autofinanciación libre y abierto al público, que les mereció a ambos  un lugar único en la historia del arte". Lorenza Giovanelli, curadora de la exhibición

     





                 Christo y Jeanne-Claude en su proyecto Running Fence, California, 1976. Ph: Wolfgang Volz
     

    Sábado 14 de mayo | Domingo 17 de julio, 2022

    Organizan: Fundación Proa - Christo and Jeanne-Claude Foundation - Museo de Arte

    Contemporáneo Atchugarry

    -Curaduría: Lorenza Giovanelli

    -Autor: Jorge Helft

    -Auspician: Tenaris - Ternium

    -Coordinación general: Mayra Nicole Zolezzi - Cecilia Jaime



    Ocultar nota
  • Título: Christo and Jeanne-Claude
    Autor: Mutual Art
    Fecha: 14/05/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Mutual Art)

    Christo and Jeanne-Claude
    Proa Foundation
    BUENOS AIRES | ARGENTINA
    MAY 14, 2022 - JUL 17, 2022 
    Save to calendar

    The retrospective exhibition Christo & Jeanne-Claude presents an exhaustive scene to comprehend and appreciate the fundamentals concepts of art of the second half of the twentieth century. The appropriation of public property, wrapping monuments and transforming the natural space with their interventions brings us closer to one of the most relevant trends in artistic practice.

    Fundación Proa in collaboration with Christo and Jeanne-Claude Foundation, Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry and private collections establishes a new gaze of the landscape and the art.



    Ocultar nota
  • Título: Christo and Jean-Claude, protagonists of an impressive exhibition at Fundacin Proa
    Autor: CW News
    Fecha: 14/05/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (CW News)

    Art and culture
    Christo and Jean-Claude, protagonists of an impressive exhibition at Fundación Proa

    Credit: Proa . Foundation
    Credit: Proa . Foundation

    In his detective story stolen messagethe great Edgar Allan Poe It shows how the best place to hide something is the most obvious, which is the place that is in front of everyone’s eyes. Perhaps a similar concealment procedure can be imagined in works Christo and Jean-ClaudeFrom the first conceptual works of Christo as a solo artist, like those laminated cans, to monumental interventions that hid human constructions under fabrics like the Reichstag in Berlin or hid landscapes like a valley in Colorado, United States (already a complete collaboration between artists), what exists And what has not been seen has acquired as great importance as that inevitably obvious intervention.

    In this way, each work becomes a disturbing artifact: in addition to showing the artists’ work – the fruit of careful design, in which one can appreciate Christo’s exquisite calligraphy and use of arithmetic tools and architecture projections – it encourages the viewer to wonder what is not shown, what is hidden, and what is hidden . Of course, in the midst of a vibrant vitality transmitted through these works transform the known world for at least a few days. Long decades of history Christo and Jean-Claude It can be seen in the exhibition that opened on Saturday at Fundación Proa, in La Boca. An experience not to be missed.

    Credit: Proa . Foundation
    Credit: Proa . Foundation

    When Christo was born in Bulgaria in 1935, his surname was Javachev, but along the way of his artistic development, he lost the surname and remained his first name, making it attractive with meanings that he could open up to anyone interested. He began his artistic training at the Bulgarian Academy which, under Stalinism, discontinued the art history of 19th century classical painting. The avant-garde could not have been conceived except for those who reached it in other ways, such as the young Christo, to whom his father had given material on the European artistic avant-garde. In 1956, having produced a research work in the realm of realism, he emigrated to Prague, Czechoslovakia, which fascinated him and began to find his own style.

    When Soviet tanks crushed the popular Hungarian uprising that same year, Christo decided to emigrate to Paris on a journey without turning back, as is often the case with exiles. Already in the City of Light among his peers, he found a home, and while supporting himself by painting portraits of members of the wealthy classes, he began to be born into his artistic destiny. The first wrapped boxes date from that time. Cans and fabrics. Cans hidden under clothes. But what if there were no cans under those tarps, but rather the shape of the can? What will there be? He started practicing other kinds of annoying strong wraps. While he was shooting a portrait of a woman, he met her daughter, Jeanne-Claude. Soon they will not stop being one without the other and so on for decades and decades. It was love and artistic union.

    Credit: Proa . Foundation
    Credit: Proa . Foundation

    Despite the shift towards conceptual art, painting never ceded its quality as an artistic tool to Christo. If the first wraps of cans or packages – which also raises the question of the “essentiality” of things since if a wrapped cloth is a solid object but only the shape of the surface and nothing else is known: what is it? – They had drawings to help prepare the final result, as the artist practiced them in studios or other works. That gigantic talent emerges in a masterful strike that lasts even designs mature work. An action that would take place after the couple moved to New York and lived first in the legendary Chelsea Hotel, until they later bought a house in Soho where they lived until the end. The two were born on June 13, 1935. Jean Claude He passed away on November 18, 2009. Christo He passed away on May 31, 2020 at the age of eighty.


    Credit: Proa . Foundation
    Credit: Proa . Foundation

    The involvement of public spaces was a commitment to the intervention of the citizen’s sphere to engage the men and women in the artistic process that they went through, quite simply. First they closed the traditional places with barrels, sometimes with the permission of the municipality and sometimes not”, a warning that was misplaced because the couple’s artistic program included not making the same intervention in the same place twice). In 1963, it was still under the single name Christo, where he compiled Monument on Via Borghese in Rome It will be a one-way trip.

    They were designed to encapsulate many iconic buildings in Lower Manhattan They even asked the building associations for permission to carry out the project, but they refused in a very emphatic manner. It was nice to see what half of Manhattan would have looked like under the fabrics (the couple’s design allows you to imagine that). Trees are sheathed, false windows interfere, but large projects still receive rejection from building owners. In the US they are not allowed, in Europe they can do with some ancient monuments and towers. The 60s are coming to an end: in Kassel, Germany, at the Dukanta Fair, they managed to make a parcel that soared 85 meters into the air, a record for a structure without a skeleton.


    Then comes the natural. A coastal cliff is the place for a piece of cloth to roll in Australia: 93,000 square meters of cloth and 56 kilometers of rope bundle 2.4 kilometers of coastline. The landscapes on these beaches are transformed for the first time, perhaps, in thousands of years. The tarps (part of the Christo and Jeanne Claude protocol) will be removed after fourteen or fifteen days. Landscapes return to their previous state, but do they return to their previous state? Are there no traces of the hidden image of a landscape that was there forever unchangeable? How does the spectator see himself reflexively before that intervention? French writer Jane Jane said in conductive ships“The deepest thing in a man is his skin.”

    Credit: Proa . Foundation
    Credit: Proa . Foundation

    Great works, such as Curtin Valley in Colorado, United States, arrive across a 380-meter canvas (the intervention has lasted one day since the announcement of a hurricane storm set to lift) or islands wrapped in pink fabric in Key Biscayne, Miami, which are not only visually shocking, but also produce Renewed and stable concerns about nature, man, what is, what could have been, and so on. It is not just the shock of confrontation with the monumental work, but what it evokes in the viewer and thus results in a glowing artifact.

    Let’s jump to 1995: the German parliament debates, in ordinary session, the demand that the building (part of human history: its fire by a vandal in 1933 caused the hardening of the Nazi regime and the beginning of persecution and imprisonment in concentration camps that would lead to the perfection of exploitation Death to Auschwitz) featuring Christo and Jeanne-Claude. It’s an unpredictable debate about its outcome for or against. It was approved. The story, then, is hidden. But is it hidden, or does it cause it to be exposed? Perhaps it works in this way, as Freud said, the unconscious, which manifests itself from the invisible.

    The couple is no longer on Earth. However, his work continues. The Mastaba project (a gigantic construction of cans that will be erected in the Arabian desert and the size of two pyramids) is still ongoing, and this is how the Christo and Jeanne Claude Foundation plans to achieve it. . Perhaps they express these verses from Quevedo from his poem Lasting love after death: “They will be ashes, but it will have meaning; / They will be dust, more dust in love.”



    Ocultar nota
  • Título: En Fundacin Proa Christo y Jeanne-Claude: cmo envolver puentes e islas
    Autor: Gabriel Palumbo
    Fecha: 13/05/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Clarn / Revista )

    En Fundación Proa

    Christo y Jeanne-Claude: cómo envolver puentes e islas

    Una muestra antológica en La Boca despliega el proceso creativo del dúo, célebre por sus monumentales proyectos de arte público, y les da clave ambiental. Incluye obras de Klemm.
    Christo y Jeanne-Claude: cómo envolver puentes e islas

    Columnas escondidas en la planta baja de Fundación Proa, para la muestra antológica de Christo y Jeanne-Claude.

    Es una buena idea, y una muestra de elegancia, respetar los principios de los artistas cuando estos son explícitos, en lugar de tentarse con nomenclaturas externas, provenientes de las lecturas o la imaginación del crítico o del experto. A la obra de Christo, muerto hace exactamente dos años en Nueva York, y Jeanne-Claude se le puede endosar varias etiquetas, pero como para ellos estas eran buenas para las botellas de vino pero no para su arte, dejaremos eso de lado, por más atractivo y simplificador que pueda parecer. La exposición de la pareja creativa que formaron Christo Vladimirov Javacheff y la marroquí Jeanne-Claude Denat de Guillebon, montada en la Fundación Proa, tiene, además de la capacidad de mostrar la enorme ductilidad de los artistas, algunos elementos que la hacen indispensable. Con ella, Proa se instala en la mejor tradición museística actual, combinando la centralidad del hecho estético con dos dimensiones que no por laterales son secundarias, la pedagógica y la del recreo y el esparcimiento, que traen aparejadas las instancias del placer y el juego.

    Christo y Jeanne-Claude es una exposición con autoría de Jorge Helft, entre otros méritos tiene la creación de la Fundación Antorchas, y la curaduría es de la italiana residente en Nueva York Lorenza Giovanelli. La muestra abrió el Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry (MACA), en Punta del Este, Uruguay, pero en la versión argentina se la exhibe con otra disposición, con más obras y una serie de videos y gigantografías que completan el registro para el visitante.

    El 7 de mayo de 1983, se completó Surrounded Islands, en Florida, EE.UU, en la que once islas fueron rodeadas de polipropileno rosado flotante

    El 7 de mayo de 1983, se completó Surrounded Islands, en Florida, EE.UU, en la que once islas fueron rodeadas de polipropileno rosado flotante

    El diálogo entre ocultar y mostrar, uno de los ejes en la obra de Christo y Jeanne-Claude, esa posibilidad de destacar algo escondiéndolo de la vista o convirtiéndolo en otra cosa se espeja en el montaje de la exposición en el gesto inteligente de esconder las clásicas columnas de fierro de la sala más grande de la planta baja en una panelería enorme de piso a techo que corta el espacio de un modo singular. Esta decisión de Pablo Zaefferer, jefe de Montaje, reforma la espacialidad haciéndola funcional mientras recrea la actitud de los protagonistas de la exposición. Dejar una de las columnas fuera del escondite refuerza el gesto y le hace un guiño lúdico y cómplice a quienes conocen bien el espacio.

    La exposición tiene la gran virtud de su legibilidad. La opción de organizarla cronológicamente y por proyectos le da coherencia al guión curatorial y permite al mismo tiempo percibir la evolución artística y la dimensión de “campaña” que tenía cada trabajo de Christo y Jeanne-Claude.

    Si bien es reconocido que la parte más monumental del trabajo de la dupla se materializaba en sus intervenciones concretas sobre el espacio, la muestra permite ver los procesos creativos, las obras laterales –tan valiosas en términos artísticos como la realización final–, los abordajes técnicos de cada proyecto, las maquetas que realizaban para lograr los permisos y la búsqueda de fondos y la complejidad técnica, física y matemática de cada una de las piezas.

    Medio siglo de grandes proyectos en todo el mundo.

    Medio siglo de grandes proyectos en todo el mundo.

    Como señalamos, el planteo de la exposición es cronológico, por lo que el visitante se encontrará primero con trabajos tempranos de Christo, nacido en Bulgaria y recién llegado a París en la segunda mitad de los años 50. Pueden verse allí los tempranos ejercicios del artista envolviendo con tela barriles de petróleo y, en otra escala, pequeñas latas forradas en telas pintadas con esmalte. La evolución de la obra en esos años lleva a la sofisticación del gesto de envolver y a la presencia de nuevos soportes y materiales. Una revista, el nylon, cuerdas y algo fundamental para el desarrollo posterior: lámparas y libros envueltos formando esculturas muy sugestivas, donde lo que se ve y lo que se esconde terminan confundiéndose. En esa primera sala, también se ven bocetos, collages y dibujos de lo que sería su debut en una exposición individual en Estados Unidos, con la escultura Four Store Fronts Corner, realizada entre 1964 y 1965 y expuesta en la galería Leo Castelli. La obra tomaba todo el espacio de la galería, lo que hacía imposible para el espectador verla completa. La sala de Proa completa su mirada sobre esta etapa de Christo con una gigantografía de esta obra que permite acercarse a la experiencia original.

    El arte de pensar en grande

    En la sala dos empiezan a mostrarse los proyectos más ambiciosos de la pareja creativa, intervenciones en el ambiente que llevan un extenso proceso de trabajo, gestión, preparación y ejecución, sofisticación técnica y esfuerzo. El primero que llama la atención es Packed Coast, un aventura en las costas cercanas a Sydney, en Australia, y que consistió en literalmente tapizar más de dos kilómetros de costa, con mar y acantilados incluidos, con 93.000 metros cuadrados de tela blanquecina atados con 56 kilómetros de soga. Fue la obra de arte individual más grande que se haya hecho jamás.

    Gigantografía de sus latas de petróleo envueltas.

    Gigantografía de sus latas de petróleo envueltas.

    Christo y Jeanne-Claude fueron pareja desde 1960, tras una relación clandestina que salió a la luz luego de la luna de miel de ella con su primer marido. Sus proyectos siempre se iniciaban con el dibujo, y eso se percibe en la disposición con la que Proa decidió mostrar estas obras. Los collages y bocetos son de una riqueza artística y una meticulosidad técnica desbordante. Hay planos aéreos intervenidos por trazos de dibujo y esmaltes para poder luego escalar el proyecto. Abundan los datos técnicos y notas. El resultado es sobrecogedor. La tela sobre los riscos y la pendiente del terreno escarpado, su inmersión en el mar y el juego que se establece con el viento y el oleaje formula una reinscripción de la idea clásica del paisaje en clave ambiental que se referencia en otras obras –pienso en Robert Smithson, en James Turrell, pero también en García Uriburu o en Alejandro Propato– pero que reclama también su originalidad.

    También monumental, Valley Curtain, la cortina tendida en Rifle, Colorado, se recrea en esta sala. Realizado entre 1970 y 1972, involucró la instalación de un enorme cortinado color naranja entre las laderas de dos montañas. El paño de 380 metros de nylon tejido cubría 18.600 metros cuadrados en total. Como en el caso anterior, los bocetos adquieren carácter de obras de un valor artístico igualable al de su concreción en el terreno, con profusos datos técnicos. Se destaca la progresión en la calidad de los dibujos y collages a medida que el proyecto avanza y debe adecuarse a la búsqueda de permisos y financiamiento. La incorporación del color a los primeros trabajos en lápiz y carbonilla le suman a un realismo especial que se acerca cada vez más al del trabajo instalado en el espacio.

    Wrapped Magazines (LIFE), 1966. Un atado de revistas empaquetadas con plástico y sogas.

    Wrapped Magazines (LIFE), 1966. Un atado de revistas empaquetadas con plástico y sogas.

    La sala se completa con trabajos más pequeños, en emplazamientos urbanos, como el cubrimiento del monumento a Leonardo en la Piazza della Scala en Milán, el de un edificio en Times Square, en Nueva York, y el de una serie de esculturas romanas en Munich, en 1991. Estas dos últimas piezas forman parte de la colección de la Fundación Federico Klemm y constituyen un valor adicional en Proa.

    La sala tres está dominada por dos proyectos formidables. El envoltorio del Reichstag en Berlín y el rodeo de las islas cercanas a Key Biscayne. El primero necesitó para concretarse desde 1971 hasta 1995. El imponente edificio del parlamento alemán fue cubierto con 100.000 metros cuadrados de tela de polipropileno recubierto de aluminio y 15,6 km de soga azul. Cada atadura, cada pliegue de la tela realza la superficie arquitectónica del edificio histórico ligado al nazismo, remarcando aristas y señalando vacíos. Los registros de la experiencia muestran la escala humana y la sorpresa de los transeúntes. Una vez más, el diálogo posible entre ocultar algo y al mismo tiempo resaltarlo se impone desde la obra de Christo y Jeanne-Claude de un modo evidente y ciertamente inquietante. Dos dibujos a lápiz, pastel y carbonilla que muestran el bocetado están precedidos por el mapa de esa parte de la ciudad.

    Christo y Jeanne-Claude trabajando en su proyecto The Umbrellas, Ibaraki, Octubre 1988.

    Christo y Jeanne-Claude trabajando en su proyecto The Umbrellas, Ibaraki, Octubre 1988.

    Entre 1981 y 1982 realizaron las Surrounded Islands, en Biscayne Bay, en Florida. El proyecto supuso el rodeo de once islas con 600.000 metros cuadrados de tela de polipropileno rosa. De cada isla, la tela se iba extendiendo hacia la bahía. Esta obra fue pensada por los artistas como una pintura convencional. La tela operaba como un trazo y la idea era que pudiera verse a escala humana. Desde los edificios, desde la ruta y desde las playas circundantes, la estela rosa de la tela dibujaba en el agua unos caminos que resaltaba la presencia de las islas. En la sala hay una serie de dibujos y collages, algunos con base en fotografías, que van marcando su despliegue en el tiempo.

    Dos proyectos sobresalen en la última sala, uno realizado otro inconcluso. El primero es The Gatesen el Central Park de Nueva York. Emplazado finalmente en 2005, consistía en un sendero con 7.503 puertas de material vinílico de casi 5 metros de altura desde los que pendían unos lienzos de nylon color naranja. El trayecto de la obra cubría 37 kilómetros del parque y el ondular de las telas con el viento formaba, en conjunto con el blanco de la nieve del invierno neoyorquino, una imagen fuerte, mezcla de romanticismo y potencia. Los dibujos que hicieron para sostener este proyecto son de un tamaño y de una vibración realmente estremecedora.

    The Mastaba, el único proyecto inconcluso que tiene autorización para realizarse, en Abu Dhabi.

    The Mastaba, el único proyecto inconcluso que tiene autorización para realizarse, en Abu Dhabi.

    El proyecto no realizado es La Mastaba, una estructura que remite a una tumba egipcia con una base rectangular y un vértice en planicie. Fue ideado para el emirato de Abu Dhabi y es el único que cuenta con autorización legal dispuesta por Christo para su realización tras su muerte.

    La exposición de Proa es pedagógica sin resignar ni un poco de belleza. Pone en discusión profundas convicciones teóricas de la historiografía del arte sin necesidad de ponerse solemne y recrea una buena parte de la contemporaneidad proponiendo al espectador una experiencia integral, íntima y expansiva a la vez.

    Christo y Jeanne Claude

    Lugar: Fundación Proa, Av. Don Pedro de Mendoza 1929
    Horario: jueves a domingo de 12 a 19
    Fecha: del 14 de mayo al 17 de julio, 2022
    Entrada: general $150.



    Ocultar nota
  • Título: Christo y Jeanne-Claude, protagonistas de una impactante muestra en Fundacin Proa
    Autor: Noticias de Bariloche
    Fecha: 13/05/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Noticias de Bariloche )

    Christo y Jeanne-Claude, protagonistas de una impactante muestra en Fundación Proa

    Crédito: Fundación Proa

    En su cuento policial La carta robada, el gran Edgar Allan Poe señala cómo el mejor lugar para esconder algo es el más visible, el que se encuentra ante la mirada de todos. Quizás se pueda imaginar un procedimiento de ocultamiento similar en las obras de Christo y Jeanne-Claude: desde los primeros trabajos conceptuales de Christo como artista individual, como aquellas latas envueltas, a las intervenciones monumentales que ocultaban debajo de telas construcciones humanas como el Reichstag en Berlín o escondían paisajes naturales como un valle en Colorado, Estados Unidos (ya en plena colaboración entre los dos artistas), aquello que está y que no se ve cobraba tanta relevancia como aquella intervención inevitablemente evidente.

    De este modo, cada obra se convierte en un artefacto perturbador: además de mostrar el trabajo de los artistas –fruto de un diseño minucioso, en el que se puede apreciar el trazo genial de Christo para el dibujo y el uso de herramientas de cálculo y proyección propias de la arquitectura– impulsa al espectador a preguntarse por lo no mostrado, aquello escondido, lo oculto. Claro, en medio de una vibrante vitalidad que transmiten estas obras que transforman el mundo conocido por unos cuantos días al menos. La trayectoria de décadas de Christo y Jeanne-Claude se puede conocer en la exhibición inaugurada este sábado en la Fundación Proa, en La Boca. Una experiencia que es recomendable no perderse.

    muestra "Christo y Jeanne-Claude"
    Crédito: Fundación Proa

    Christo cuando nació en Bulgaria en 1935 se apellidaba Javacheff, pero en el camino de su desarrollo artístico el apellido se perdió y quedó su nombre de pila, tan atractivo por los significados que podría abrir a quien le interese. Comenzó su instrucción artística en la academia búlgara que, bajo el estalinismo, detenía la historia del arte en la pintura clásica decimonónica. La vanguardia era inimaginable salvo para quien hubiera llegado a ella con otros métodos, como el joven Christo, a quien su padre le había pasado materiales sobre la vanguardia artística europea. En 1956, luego de haber producido una obra que investigaba los alcances del realismo, emigró a Praga, Checoslovaquia, que lo deslumbró y comenzó a encontrar su propio estilo.

    Cuando los tanques soviéticos aplastaron el levantamiento popular húngaro ese mismo año, Christo decidió emigrar a París en un viaje sin marcha atrás, como suele suceder con los exilios. Ya en la Ciudad Luz se encontró entre pares, encontró un hogar y, mientras se mantenía realizando retratos de miembros de las clases pudientes, comenzó a nacer en su destino artístico. De esa época datan las primeras latas envueltas. Latas y telas. Latas escondidas bajo las telas. ¿Pero si bajo esas telas no hubiera latas, sino la forma de la lata? ¿Qué habría ahí? Comenzó a practicar otro tipo de envoltorios inquietantes y potentes. Y mientras hacía el retrato de una mujer, conoció a su hija Jeanne-Claude. Muy pronto no dejarían de estar el uno sin la otra y así por décadas y décadas. Era el amor y la unión artística.

    muestra "Christo y Jeanne-Claude"
    Crédito: Fundación Proa

    A pesar del vuelco hacia el arte más conceptual, el dibujo no abandonó nunca la calidad de herramienta artística en Christo. Si los primeros envoltorios de latas o paquetes –que también plantean la pregunta acerca de “la esencialidad” de las cosas ya que si una tela envuelve un objeto sólido pero del que sólo se conoce la forma de la superficie y nada más: ¿qué es?– tenían dibujos que ayudaban a preparar el resultado final, también el artista lo practicaba en otros estudios u obras. Ese talento gigantesco se nota en un trazo magistral que perdurará hasta los diseños de la obra madura. Una obra que sobrevendrá luego de que la pareja se mude a Nueva York y viva, primero, en el legendario hotel Chelsea, hasta que luego compraron un casa en el Soho en la que vivieron hasta el fin. Los dos habían nacido el 13 de junio de 1935. Jeanne-Claude murió el 18 de noviembre de 2009. Christo falleció el 31 de mayo de 2020. Tenía 80 años.

    muestra "Christo y Jeanne-Claude"
    Crédito: Fundación Proa (Wolfgang Volz/)

    El envolvimiento de espacios públicos fue una apuesta por la intervención de la esfera ciudadana para envolver en el proceso artístico a hombres y mujeres que, simplemente basta, pasaran por ahí. Primero bloqueaban a la vista lugares tradicionales con barriles, algunas veces con permiso municipal y a veces no (una vez que serían increpados por la policía por sus intervenciones, recibirían la filípica de: “Ok, por esta vez zafan. Pero no lo vuelvan a hacer”, una admonición que estaba fuera de lugar ya que el programa artístico de la pareja incluía el no realizar la misma intervención en el mismo lugar dos veces). En 1963, aún bajo el apelativo individual de Christo, empaquetaría un monumento en la vía Borghese, en Roma. Sería un viaje de ida.

    Diseñan envolver varios edificios emblemáticos del Lower Manhattan e incluso piden a los consorcios de los edificios permiso para llevar adelante el proyecto, pero son rechazados de un modo muy tajante. Hubiera sido bueno ver cómo hubiera quedado media Manhattan bajo las telas (el diseño de la pareja permite imaginarlo). Envuelven árboles, intervienen falsas vidrieras, pero a los proyectos grandes siguen llegando negativas por parte de los poseedores de los edificios. En Estados Unidos no se lo permiten, en Europa pueden realizarlo con algunos monumentos y torres antiguas. Están finalizando los años sesenta: en Kassel, Alemania, en la exposición documenta, logran realizar un paquete que se eleva a los aires de 85 metros de altura, un récord para una estructura sin esqueleto.

    Llega entonces la naturales. Un acantilado junto al mar es el escenario para que una tela lo envuelva en Australia: 93.000 metros cuadrados de tela y 56 kilómetros de soga empaquetan 2,4 km de largo de la costa. El paisaje natural se transforma en esas playas se transforma por primera vez, quizá, en miles de años. Las telas (es parte del protocolo de Christo y Jeanne-Claude) se retirarán a los catorce, quince días. El paisaje vuelve a su estado anterior, ¿pero vuelve a su estado anterior? ¿No quedan rastros de la imagen oculta de un paisaje que había estado inmutable allí por siempre? ¿Cómo se ve el espectador reflejado ante esa intervención? El escritor francés Jean Genet decía, en Los vasos comunicantes: “Lo más profundo que tiene un hombre es su piel”.

    muestra "Christo y Jeanne-Claude"
    Crédito: Fundación Proa (Wolfgang Volz/)

    Llegan los grandes trabajos como el Valle Courtain en Colorado, Estados Unidos, atravesado por una tela a lo largo de 380 metros (la intervención duró un día ya que el anuncio de una tormenta huracanada determinó su levantamiento) o las islas envueltas en tela rosa en Key Biscayne, Miami, que no sólo son visualmente estremecedoras, sino que producen inquietudes renovadas y resignificadas acerca de la naturaleza, el hombre, lo que es y lo que pudo ser y así. No se trata sólo del shock del enfrentamiento con la obra monumental, sino lo que remueve en el que mira y que produce de esa manera un artefacto incandescente.

    Hagamos un salto a 1995: el parlamento alemán discute, en sesión ordinaria, el pedido de que el edificio (parte de la historia de la humanidad: su incendio obra de un pirómano en 1933 provocó el endurecimiento del régimen nazi y el comienzo de la persecusión y reclusión en campos de detención que llevarían mediante la perfección de la instrumentalización de la muerte a Auschwitz) sea envuelto por Christo y Jeanne-Claude. Es un debate impredecible sobre su resultado a favor o en contra. Es aprobado. La historia, entonces, queda oculta. ¿Pero queda oculta o produce que se exponga, entonces? Tal vez funcione de esta manera, ya lo dijo Freud, el inconsciente, que desde lo oculto, se manifiesta.

    La pareja no existe más sobre la tierra. Sin embargo, su obra sigue. El proyecto de realizar una mastaba (una construcción de latas monumentalista de latas que será erigida en el desierto árabe y cuyo tamaño equivale al de dos pirámides) todavía sigue en pie y así proyecta concretarla la fundación Christo y Jeanne Claude. Tal vez expresen así estos versos de Quevedo de su poema Amor constante más allá de la muerte: “Serán ceniza, mas tendrá sentido; / Polvo serán, mas polvo enamorado”. 



    Ocultar nota
  • Título: Christo y Jeanne-Claude, protagonistas de una impresionante exposicin en la Fundacin Proa .
    Autor: Argentina ES Euro News
    Fecha: 13/05/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Argentina ES Euro News)

    Christo y Jeanne-Claude, protagonistas de una impresionante exposición en la Fundación Proa – .

    En su historia de detectives la carta robada el Grande Edgar Allan Poe señala que el mejor lugar para esconder algo es el más visible, el que está frente a los ojos de todos. Tal vez se pueda imaginar un dispositivo de ocultación similar en las obras de Christo y Jeanne-Claude: desde los primeros trabajos conceptuales de Christo como artista individual, como estas latas envueltas, hasta intervenciones monumentales que escondían construcciones humanas bajo telas como el Reichstag en Berlín o escondían paisajes naturales como un valle en Colorado, EE. UU. (ya en plena colaboración entre los dos artistas ), lo que está y lo que no se ve ha cobrado tanta relevancia como esta inevitable intervención.

    De esta manera, cada obra se convierte en un artefacto inquietante: además de mostrar el trabajo de los artistas, fruto de un diseño minucioso, en el que se puede apreciar la brillante línea de dibujo de Christo y el uso de herramientas de cálculo y de proyección propias de la arquitectura. – anima al espectador a cuestionar lo que no se muestra, lo que se oculta, lo que se oculta. Eso sí, en medio de la vibrante vitalidad que transmiten estas obras que transforman el mundo conocido al menos durante unos días. La historia de décadas de Christo y Jeanne-Claude Se podrá ver en la exposición inaugurada este sábado en la Fundación Proa, en La Boca. Una experiencia que se recomienda no perderse.

    Cuando Christo nació en Bulgaria en 1935, su apellido era Javacheff, pero durante su desarrollo artístico el apellido se perdió y permaneció su nombre de pila, por lo que atraía por los significados que podía abrir a cualquier persona interesada. Inició su formación artística en la Academia Búlgara que, bajo el estalinismo, detuvo la historia del arte en la pintura clásica del siglo XIX. La vanguardia era inimaginable excepto para quienes la habían logrado por otros medios, como el joven Christo, a quien su padre le había transmitido materiales sobre la vanguardia artística europea. En 1956, luego de haber producido una obra explorando los límites del realismo, emigró a Praga, Checoslovaquia, lo que lo deslumbró y comenzó a encontrar su propio estilo.

    Cuando los tanques soviéticos aplastaron el levantamiento popular húngaro de ese mismo año, Christo decidió emigrar a París para un viaje sin vuelta atrás, como suele ocurrir con los exiliados. Ya en la Ciudad de la Luz, se encuentra entre sus pares, encuentra un hogar y, mientras se sustenta haciendo retratos de miembros de las clases acomodadas, comienza a nacer en su destino como artista. Las primeras latas envueltas datan de este período. Latas y telas. Botes escondidos debajo de las sábanas. ¿Y si debajo de estas telas no hubiera latas, sino la forma de la lata? ¿Qué podría ser? Empezó a practicar otro tipo de manadas perturbadoras y poderosas. Y mientras hace el retrato de una mujer, conoce a su hija Jeanne-Claude. Muy pronto dejarán de estar el uno sin el otro y así durante décadas y décadas. Fue amor y unión artística.

    Crédito: Fundación Proa

    A pesar de la evolución hacia un arte más conceptual, el dibujo nunca abandonó su calidad como herramienta artística para Christo. Si les premiers emballages de canettes ou d’emballages – qui posent aussi la question de “l’essentialité” des choses puisque si un tissu enveloppe un objet solide mais dont on ne connaît que la forme de la surface et rien d’autre : qu ‘Es lo que es ? ?– tenían dibujos que ayudaron a preparar el resultado final, el artista también lo practicó en otros talleres u obras. Este gigantesco talento se manifiesta en un trazo magistral que perdurará hasta los dibujos de la obra madura. Un trabajo que verá la luz después de que la pareja se mude a Nueva York y viva, primero, en el mítico Hotel Chelsea, hasta que más tarde compre una casa en el Soho donde vivieron hasta el final. Ambos nacieron el 13 de junio de 1935. Jeanne-Claude murió el 18 de noviembre de 2009. cristo falleció el 31 de mayo de 2020. Tenía 80 años.

    La implicación de los espacios públicos era una apuesta por la intervención de la ciudadanía para implicar en el proceso artístico a hombres y mujeres que, sencillamente, se estaban perdiendo. Primero bloquearon los lugares tradicionales con toneles, a veces con autorización municipal y otras no (una vez amonestados por la policía por sus intervenciones, recibieron la filipina de: “Ok, esta vez sal. Pero no lo vuelvas a hacer”, advirtiendo fuera de lugar ya que el programa artístico de la pareja preveía no realizar dos veces la misma intervención en el mismo lugar). En 1963, siempre bajo el nombre individual de Christo, envolverá un monumento en Via Borghese en Roma. Sería un billete de ida.

    Diseñan para envolver varios edificios icónicos en el Bajo Manhattan e incluso piden permiso a los consorcios constructores para llevar a cabo el proyecto, pero son rechazados muy categóricamente. Hubiera sido bonito ver cómo quedaría la mitad de Manhattan debajo de las telas (el diseño de la pareja da para imaginar). Se envuelven los árboles, se intervienen ventanas falsas, pero los grandes proyectos siguen recibiendo negativas de los dueños de las edificaciones. En los EE. UU. no están permitidos, en Europa pueden con algunos monumentos y torres antiguas. La década de 1960 estaba llegando a su fin: en Kassel, Alemania, durante la exposición documenta, lograron fabricar un paquete de 85 metros de altura, un récord para una estructura sin esqueleto.

    Luego viene lo natural. Un acantilado junto al mar es el escenario de una tela para envolverte en Australia: 93.000 metros cuadrados de tela y 56 kilómetros de cuerda embalan 2,4 km de costa. El paisaje natural está cambiando en estas playas por primera vez, quizás, en miles de años. Las telas (es parte del protocolo de Christo y Jeanne-Claude) se retirarán a los catorce o quince días. El paisaje vuelve a su estado anterior, pero ¿vuelve a su estado anterior? ¿No hay rastros de la imagen oculta de un paisaje que había estado allí desde siempre inmutable? ¿Cómo se ve reflejado el espectador ante esta intervención? el escritor francés Juan Genet dijo, en Vasos comunicantes:: “Lo más profundo que tiene un hombre es su piel”.

    Se avecinan grandes obras, como el Courtain Valley en Colorado en Estados Unidos, atravesado por una tela de 380 metros de largo (la intervención duró un día ya que el anuncio de tormenta ciclónica determinó su levantamiento) o las islas envueltas en tela rosa en Key Biscayne, Miami, que no solo impactan visualmente sino que producen inquietudes renovadas y resignificadas sobre la naturaleza, el hombre, lo que es y lo que pudo haber sido, etc. No es sólo el impacto de la confrontación con la obra monumental, sino lo que despierta en el espectador y produce así un artefacto incandescente.

    Saltemos a 1995: el parlamento alemán discute, en sesión ordinaria, la petición de que el edificio (parte de la historia de la humanidad: su incendio por un pirómano en 1933 provocó el endurecimiento del régimen nazi y el inicio de la persecución y el confinamiento en los campos de detención que llevarían a la perfección de la instrumentalización de la muerte en Auschwitz) está implícita en Christo y Jeanne-Claude. Es un debate impredecible sobre su resultado a favor o en contra. Es aprobado. Por lo tanto, la historia está oculta. Pero, ¿está oculto o queda expuesto, entonces? Quizás así funciona, como decía Freud, el inconsciente que, desde lo oculto, se manifiesta.

    La pareja ya no existe en la tierra. Sin embargo, su trabajo continúa. El proyecto para construir una mastaba (una monumental construcción de latas que se levantará en el desierto de Arabia y cuyo tamaño es igual al de dos pirámides) sigue en marcha y así es como la Fundación Christo and Jeanne Claude planea hacerlo realidad . Quizá expresen estos versos de Quevedo de su poema Amor constante más allá de la muerte“Será ceniza, pero tendrá sentido; / Serán polvo, no más polvo en el amor”.



    Ocultar nota
  • Título: Inauguracin de la Retrospectiva Internacional Christo and Jeanne-Claude
    Autor: Diario CEMBA
    Fecha: 13/05/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Diario CEMBA)

    Inauguración de la Retrospectiva Internacional “Christo and Jeanne-Claude”
    Publicado: May 13, 2022

    La cita es este sábado en la Fundación PROA del barrio porteño de La Boca, de acuerdo a lo informado en la previa de la muestra, las obras que integran la muestra y los documentos exhibidos rastrean los comienzos de Christo Javacheff (Bulgaria, 1935- Nueva York, 2020) y el trabajo con su esposa, la francesa Jeanne-Claude Denat, (Casablanca, 1935-2009), hasta sus inmensos proyectos como el último no realizado, aún, de la Mastaba en Emiratos Árabes, que de concretarse se transformaría en la única obra no efímera de gran tamaño.

    La muestra está organizada por la Fundación Proa, el Christo and Jeanne-Claude Foundation y el flamante Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry (MACA) de Uruguay, con curaduría de Lorenza Giovanelli y autoría de Jorge Helft, la retrospectiva sobre la obra de los artistas podrá visitarse hasta el 17 de julio en el barrio de La Boca.

    En una breve reseña para Telam la Licenciada en Artes Maria Sepúlveda explicó que se trata de una version acotada que la exhibición uruguaya, está compuesta por collages que incluyen muestras de las telas utilizadas o proyectadas para “empaquetar” los objetos elegidos, así como fotografías, dibujos y planos de rigurosa perspectiva.

    La exposición retrospectiva Christo y Jeanne-Claude presenta un exhaustivo territorio de conceptos e imágenes fundamentales para apreciar el arte de la segunda mitad del s.XX. La apropiación del espacio público, empaquetando monumentos, transformando el espacio natural con sus intervenciones, nos acerca a una de las tendencias más relevantes de la práctica artística.

    El conjunto conforma una nueva e inédita mirada sobre el paisaje y el arte más actual. Desde sus comienzos en 1958 con las primeras propuestas de intervención y evolucionando hacia proyectos a gran escala pública -cuya finalidad es el arte mismo, en palabras de los artistas- la retrospectiva reúne las obras tempranas, denominadas Early Works y llega hasta sus últimos proyectos. El conjunto de fotografías documentales y la presencia de los artistas durante la realización de sus intervenciones en una selección de documentales aporta a la muestra un extenso y profundo panorama.

    En sus cuatro salas, incluida la del primer piso que cierra de algún modo la muestra, la retrospectiva reúne aportes de la familia de Christo y Jeanne-Claude, y de coleccionistas como Helft y cuatro obras de la Fundación Klemm. En 1995 este artista realizó la primera muestra de Christo en Buenos Aires, en el año de la transición entre la Galería Klemm y la fundación homónima.

    La fundación PROA tiene su sede en Avenida Don Pedro de Mendoza 1929 del barrio de La Boca.



    Ocultar nota
  • Título: Llega a La Boca la retrospectiva internacional "Christo and Jeanne-Claude"
    Autor: Marina Seplveda
    Fecha: 12/05/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Tlam)

    12-05-2022 21:56 - EN LA FUNDACIÓN PROA
    Llega a La Boca la retrospectiva internacional "Christo and Jeanne-Claude"

    Las obras que integran la muestra y los documentos exhibidos rastrean los comienzos de Christo Javacheff (Bulgaria, 1935- Nueva York, 2020) y el trabajo con su esposa, la francesa Jeanne-Claude Denat, (Casablanca, 1935-2009), hasta sus inmensos proyectos como el último no realizado, aún, de la Mastaba en Emiratos Árabes, que de concretarse se transformaría en la única obra no efímera de gran tamaño.

    POR MARINA SEPÚLVEDA
    12-05-2022 | 21:56
    Foto Eliana Obregn
    Foto: Eliana Obregón.

    Una gran retrospectiva de los artistas del land-art "Christo y Jeanne-Claude" desembarca este sábado en Buenos Aires, en la Fundación Proa, donde el matrimonio conocido por sus proyectos de envolver puentes o grandes monumentos como el Reichstag de Berlín, se instala en las salas de la institución compartiendo un recorrido desde los primeros paquetes envueltos, a collages, fotografías, dibujos y gigantografías y se detiene en su última obra, la impresión de la mano del artista, dotando de espesor al imaginario liberado de ataduras.

    Organizada por la Fundación Proa, el Christo and Jeanne-Claude Foundation y el flamante Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry (MACA) de Uruguay, con curaduría de Lorenza Giovanelli y autoría de Jorge Helft, la retrospectiva sobre la obra de los artistas podrá visitarse hasta el 17 de julio en el barrio de La Boca.

    Más acotada que la exhibición uruguaya, está compuesta por collages que incluyen muestras de las telas utilizadas o proyectadas para "empaquetar" los objetos elegidos, así como fotografías, dibujos y planos de rigurosa perspectiva.

    En sus cuatro salas, incluida la del primer piso que cierra de algún modo la muestra, la retrospectiva reúne aportes de la familia de Christo y Jeanne-Claude, y de coleccionistas como Helft y cuatro obras de la Fundación Klemm.

    Precisamente, en 1995 este artista realizó la primera muestra de Christo en Buenos Aires, en el año de la transición entre la Galería Klemm y la fundación homónima.

    Foto Eliana Obregn
    Foto: Eliana Obregón.

    Pero por sobre todo, la exhibición tiene la impronta autoral del coleccionista Jorge Helft que conoció a Christo en los 70 en París y fue su amigo durante más de 50 años, después de haber comprado en Buenos Aires, la obra "Pacco" (1963) en 1972, y sitúa a la pareja en la agenda expositiva de la región. Pero, el primer paso fue la muestra inaugural del museo Maca de Maldonado, Uruguay, realizada en enero, y que ahora tiene su versión porteña con curaduría de Lorenza Giovanelli.

    "Esta es la muestra de la amistad. Lo que más me atrajo es la amistad, ante todo con Christo y Jeanne-Claude, porque eran una pareja tan unida que era como si fueran un solo ser humano", rememora el coleccionista que a sus 88 años vive entre Francia y Uruguay.

    "La obra adquirida, un paquete de yute que era muy característico de Christo en ese momento", relata. Y arroja luz sobre el sentido de la idea del paquete como obra: sus amigos argentinos artistas de su generación concebían que la obra fuera gratuita, sin valor económico, sin dueño, "que sea del pueblo, para gozar, para mirar, emocionar, pero no de una persona", sino "una obra que fuera lo más anónimamente posible", explica.
     
    1.  
    2.  
    3.  
    4.  
    5.  
    6.  
    Telam SE
    PreviousNext
    Fotos: Eliana Obregón.

    Volviendo su mirada sobre Christo y Jeanne-Claude, expresa que "Christo tuvo la idea de empaquetar cosas, lo logró porque el paquete no tenía valor, no se sabía lo que era, no tenía dueño, era una cosa emblemática" y arriesga, "lo que pienso es que significaba intriga"; algo así como un juego por descubrir o ver qué había adentro, debajo, como un desocultamiento a ser tocado, sentido.

    "Había sido pintor de señoras de la alta sociedad parisina (y así conoce a la madre de su futura esposa) para poder sobrevivir, pero el Christo artista nace con los paquetes", afirma sobre los comienzos del artista búlgaro.

    El próximo paso fue el de las primeras obras que llaman "Early Works" (con barriles, botellas, revistas, lámparas y hasta un libro de arte envuelto y atado con soga), y luego están las vidrieras de negocios tapadas por telas, escondiendo lo que hay detrás.

    Foto Eliana Obregn
    Foto: Eliana Obregón.

    "Y de ahí en más vamos a ver el progreso de su atrevimiento, de su jugada con el mundo, con el arte y con el entorno", resume Helft.

    "Esta es la muestra de la amistad. Lo que más me atrajo es la amistad, ante todo con Christo y Jeanne-Claude, porque eran una pareja tan unida que era como si fueran un solo ser humano".Jorge Helft

    Sin embargo, adquirió la última obra de Christo, "Hommage à l'Étranger" (2020), como parte de un encargo de la publicación Cahiers D´art, que se quedó en la novena versión de su mano impresa en rojo sobre papel.

    Es así que la muestra plantea una mirada novedosa e inédita sobre el paisaje y el arte más reciente y transita desde los comienzos, en 1958, con las primeras propuestas de intervención y su paso a proyectos de gran escala pública. La finalidad, destacan los organizadores, "es el arte mismo", tal como decían los artistas.

    Como dato curioso, la firma conjunta de ambos en los proyectos fue a partir de la insistencia del crítico Pierre Restany para que Jeanne-Claude también figurara como autora, lo que se concreta desde 1985.

    "Toda interpretación del trabajo es legítima. Lo que el trabajo les haga sentir es lo que ustedes sienten, eso es lo más importante, por eso estamos tan entusiasmados de trabajar en espacios públicos, ellos estaban entusiasmados", indica Yavachev, el sobrino de Christo, durante la presentación de la muestra y señala que "las personas se ven confrontadas con las obras cuando a lo mejor no visitan los museos".

    Como anécdota desliza: "Jeanne-Claude bromeaba que no hacían tres cosas: no viajaban en el mismo avión, porque eran como una gran empresa, si se caía el avión se acababa todo, de otra manera eran inseparables. Jeanne-Claude nunca iba al estudio, no dibujaba, pero también bromeaba que Christo nunca había conocido a los contadores".

    "Muchas de las ideas y los proyectos, como el de las "Islas rodeadas" ("Surrounded islands") fueron de Jeanne-Claude. Colaboraban mucho en los proyectos, y Christo en el estudio llevaba las ideas al papel", cuenta Yavachev, que concretó el proyecto del Arco de Triunfo envuelto en París el año pasado, como homenaje póstumo.

    Foto Eliana Obregn
    Foto: Eliana Obregón.

    Su primera obra de gran despliegue fue "Wrapped Coast" (Costa envuelta) cerca de Sydney, Australia, 1968-69: 93.000 m2 de tela y 56 km de soga, con la que los artistas empaquetan una sección de 2,4 km de largo de la costa australiana. La primera vez solo duró 28 horas la instalación de la extensa tela, arrancada por el fuerte viento. Luego llegaron otros proyectos, algunos más extensos que otros, como el del Arco de Triunfo proyectado en 1962 y concretado en 2021. Algunos como el de empaquetar árboles les demandó 32 años; y en 1970 pensaron realizar "The Floating Piers" en el delta del Río de la Plata, que realizaron en el lago Iseo, Italia (2014): 100.000 m2 de tela amarilla brillante se trasladan en un sistema de muelle flotante modular de 220.000 m3 de polietileno de alta densidad, creando un recorrido sobre el agua de 3 km de longitud.

    Nacidos un 13 de junio de 1935, Christo Vladimirov Javacheff y Jeanne-Claude son considerados como uno de los grandes exponentes del land art, del arte de acción y efímero, y sus obras trascendieron los límites de la pintura, la escultura y la arquitectura.

    La tela siempre fue importante para el artista, que pasó desde el envoltorio de un objeto hasta a ir dejándola cada vez más libre.

    Christo se formó en pintura durante cuatro años en la Academia de Arte de Sofía (Bulgaria), y no completó los siete años de formación tradicional. Abandonó Bulgaria en 1957, pasó por Praga y de allí se encaminó del otro lado de la cortina de hierro, pasando por Viena, Ginebra, y en 1958 llegó a París en donde permaneció hasta 1964, un período intenso, escribe la curadora. Luego vendrá la colaboración artística con su esposa y socia de toda la vida desde 1961.

    "Christo desarrolló proyectos monumentales y temporarios sobre un nuevo modelo de sistema de autofinanciación libre y abierto al público, que les mereció a ambos un lugar único en la historia del arte", destaca la curadora italiana y presidenta de la fundación que maneja el legado de ambos artistas.

    Foto Eliana Obregn
    Foto: Eliana Obregón.

    Pero sobre todo, lo importante de los proyectos siempre fue el proceso, la instalación, la gente trabajando, y un consejo dado por el propio Christo: visitar la obra cinco días previos a su inauguración. Algo de esto puede observarse en los documentales que completan la muestra.

    Con visitas guiadas a las 15 y a las 17, y actividades sobre la obra, se puede visitar la muestra en Av. Pedro de Mendoza 1929, Ciudad de Buenos Aires.

    Ocultar nota
  • Título: 7 Recomendados de arte y cultura para esta semana
    Autor: LA NACIN
    Fecha: 12/05/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (LA NACIN)

    LA NACION>Cultura
    7 Recomendados de arte y cultura para esta semana
    La agenda del 12 al 18 de mayo en Buenos Aires
    12 de mayo de 2022
    Detalle de uno de los dibujos eróticos de Antonio Berni que presenta Vasari
    Detalle de uno de los dibujos eróticos de Antonio Berni que presenta Vasari
    Gentileza Vasari
    • Berni erótico. La galería Vasari presenta doce dibujos inéditos y nunca exhibidos de Antonio Berni, encontrados hace poco tiempo en el acervo familiar, acompañados por un texto de Marcelo Pacheco. En el límite entre erotismo y pornografía, muestran escenas frenéticas de parejas en pleno acto sexual, con sus cuerpos en distintas posiciones, en ocasiones a medio desvestir y en los más diversos escenarios. Hasta el 3 de junio en Esmeralda 1357, de lunes a viernes de 11 a 19, con entrada gratis.
    • Carlos Fuentes: un recorrido por su legadouna década de la muerte del escritor mexicano, el Centro Cultural Borges inaugura hoy una muestra en conjunto con la Embajada de México en la Argentina y la Secretaría de Relaciones Exteriores de ese país que ofrece un registro íntimo del espacio de creación literaria del gran novelista y una muestra fotográfica de Barry Domínguez. Viamonte 525, pabellón II, segundo piso. De miércoles a domingos, de 14 a 20, con entrada libre y gratuita.
    • Christo y Jeanne-Claude en Buenos Aires. El sábado, a las 12, se inaugura en Fundación Proa la retrospectiva del artista búlgaro-francés y su mujer, versión ampliada de la que alojó el flamante Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry en Punta del Este. Hasta el 17 de julio en Av. Pedro de Mendoza 1929. El día de la apertura la entrada es gratis. De jueves a domingos, de 12 a 19, $150 (sin cargo para menores y jubilados).
    • Juan Carlos Distéfano en el Bellas Artes. Una veintena de obras clave de la historia del arte salen de la pared y cobran volumen en La memoria residualexposición de esculturas con la que el reconocido creador desembarca en el principal museo nacional. Hasta el 31 de julio en Av. del Libertador 1473. De martes a viernes, de 11 a 20, y los sábados y domingos, de 10 a 20, con entrada libre y gratuita.
    • Últimos días de la Feria. El lunes 16 cierra la edición número 46 de la Feria del Libro de Buenos Aires, que volvió a La Rural con gran convocatoria de público. Mañana, a las 18.30, habrá un homenaje a Almudena Grandes, con la participación de Luis García Montero y Paola Lucantis, entre otros invitados. Sala Bioy Casares, del Pabellón Blanco.
    • Sesenta años del Museo Larreta. En conmemoración por las seis décadas de su fundación, el museo de arte español presenta la muestra “Curiosos”, una retrospectiva con arte y documentos que recorre el origen del museo y su colección. Además, en el jardín de la casona de Av. Juramento 2291 se exhibe la obra sonora Vos, yo y el tiempo que habitamos juntos, de la artista Gabriela Blanco. El público podrá acceder a los audios de la instalación a través de códigos QR que se escanean con el celular. La obra es la continuación de una investigación sobre el amor que realiza la artista.
    • Usina Retro. Este fin de semana, la Usina del Arte organiza dos jornadas de actividades artísticas dedicadas a repasar la música y la cultura de las últimas cinco décadas. El sábado y el domingo, desde las 15, el público podrá disfrutar de diferentes propuestas: un show homenaje a Tanguito a cargo de Leo García, feria de objetos, karaoke, moda, espectáculos, conciertos, talleres y baile. La entrada es libre y gratuita. Caffarena 1, La Boca.


    Ocultar nota
  • Título: LLEGA A LA BOCA LA RETROSPECTIVA INTERNACIONAL CHRISTO AND JEANNE-CLAUDE
    Autor: Radio FM 92.5 Actitud
    Fecha: 12/05/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Radio FM 92.5 Actitud)

    LLEGA A LA BOCA LA RETROSPECTIVA INTERNACIONAL «CHRISTO AND JEANNE-CLAUDE»
    12/05/2022

    Foto: Eliana Obregón. Una gran retrospectiva de los artistas del land-art «Christo y Jeanne-Claude» desembarca este sábado en Buenos Aires, en la Fundación Proa, donde el matrimonio conocido por sus proyectos de envolver puentes o grandes monumentos como el Reichstag de Berlín, se instala en las salas de la institución compartiendo un recorrido desde los primeros paquetes envueltos, a collages, fotografías, dibujos y gigantografías y se detiene en su última obra, la impresión de la mano del artista, dotando de espesor al imaginario liberado de ataduras. Organizada por la Fundación Proa, el Christo and Jeanne-Claude Foundation y el flamante Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry (MACA) de Uruguay, con curaduría de Lorenza Giovanelli y autoría de Jorge Helft, la retrospectiva sobre la obra de los artistas podrá visitarse hasta el 17 de julio en el barrio de La Boca. Más acotada que la exhibición uruguaya, está compuesta por collages que incluyen muestras de las telas utilizadas o proyectadas para «empaquetar» los objetos elegidos, así como fotografías, dibujos y planos de rigurosa perspectiva. En sus cuatro salas, incluida la del primer piso que cierra de algún modo la muestra, la retrospectiva reúne aportes de la familia de Christo y Jeanne-Claude, y de coleccionistas como Helft y cuatro obras de la Fundación Klemm. Precisamente, en 1995 este artista realizó la primera muestra de Christo en Buenos Aires, en el año de la transición entre la Galería Klemm y la fundación homónima. Foto: Eliana Obregón. Pero por sobre todo, la exhibición tiene la impronta autoral del coleccionista Jorge Helft que conoció a Christo en los 70 en París y fue su amigo durante más de 50 años, después de haber comprado en Buenos Aires, la obra «Pacco» (1963) en 1972, y sitúa a la pareja en la agenda expositiva de la región. Pero, el primer paso fue la muestra inaugural del museo Maca de Maldonado, Uruguay, realizada en enero, y que ahora tiene su versión porteña con curaduría de Lorenza Giovanelli. «Esta es la muestra de la amistad. Lo que más me atrajo es la amistad, ante todo con Christo y Jeanne-Claude, porque eran una pareja tan unida que era como si fueran un solo ser humano», rememora el coleccionista que a sus 88 años vive entre Francia y Uruguay. «La obra adquirida, un paquete de yute que era muy característico de Christo en ese momento», relata. Y arroja luz sobre el sentido de la idea del paquete como obra: sus amigos argentinos artistas de su generación concebían que la obra fuera gratuita, sin valor económico, sin dueño, «que sea del pueblo, para gozar, para mirar, emocionar, pero no de una persona», sino «una obra que fuera lo más anónimamente posible», explica. Fotos: Eliana Obregón. Volviendo su mirada sobre Christo y Jeanne-Claude, expresa que «Christo tuvo la idea de empaquetar cosas, lo logró porque el paquete no tenía valor, no se sabía lo que era, no tenía dueño, era una cosa emblemática» y arriesga, «lo que pienso es …



    Ocultar nota
  • Título: Desde La Boca: la vuelta al mundo en sesenta aos, con Christo y Jeanne-Claude
    Autor: Celina Chatruc
    Fecha: 10/05/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (LA NACIN)

    El sábado se inaugura en Fundación Proa la retrospectiva del artista búlgaro-francés y su mujer, versión ampliada de la que alojó el flamante Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry en Punta del Este
    10 de mayo de 202208:00
    Ir a notas de Celina Chatruc
    Celina Chatruc
    LA NACION
    Del parisino Pont Neuf a las islas de Miami, la pareja de artistas dejó su huella en varias ciudades del mundo
    Del parisino Pont Neuf a las islas de Miami, la pareja de artistas dejó su huella en varias ciudades del mundoSantiago Cichero - AFV
    0

    Tienen los colores que identifican a La Boca: amarillo y azul. Las primeras se instalaron en Estados Unidos y las otras en Japón, al mismo tiempo, el 9 de octubre de 1991. Fueron más de 3000 sombrillas de seis metros de alto y ocho de diámetro las que conformaron el proyecto Umbrellas, que Christo y Jeann-Claude habían comenzado a imaginar en 1984. Y cuya concreción material duró apenas 18 días, hasta que llegó el trágico final: una mujer murió en California, atrapada por uno de esos parasoles gigantes, y dos días después falleció un trabajador que intentaba retirar otro en Ibaraki.

    Recorrida por la muestra Christo y Jeanne Claude en Fundación Proa. Buenos Aires
    Recorrida por la muestra Christo y Jeanne Claude en Fundación Proa. Buenos AiresSantiago Cichero - AFV

    Claro que la parte macabra de la historia no se incluye en el texto de sala de Fundación Proa, donde el sábado próximo se inaugurará la retrospectiva del artista búlgaro-francés y su mujer (nacida en Marruecos en 1935, y fallecida en 2009), versión porteña de la que alojó desde enero último el flamante Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry en Punta del Este.

    Christo y Jeanne-Claude con la obra The Gates, en Nueva York, en 2005
    Christo y Jeanne-Claude con la obra The Gates, en Nueva York, en 2005Gentileza Christo and Jeanne-Claude Foundation

    Organizada por ambas instituciones junto con los representantes del legado, curada por Lorenza Giovanelli e impulsada por el coleccionista argentino Jorge Helft, abarca una producción de seis décadas, con monumentales intervenciones urbanas y de land art –una “etiqueta” que no convencía a la pareja- en varios países. Si bien no está el registro de la envoltura del Arco de Triunfo de 2021, en la que Christo trabajaba cuando murió un año antes, sí pueden verse los bocetos de La Mastaba de Abu Dhabi, proyecto iniciado en 1977 que se convertirá en el último. Y, también, en su única obra de arte público permanente.

    Formada por 410.000 barriles de acero de colores, promete ser la escultura contemporánea más grande del mundo. Será construida en el desierto de Liwa por Vladimir Yavachev, sobrino de Christo, que trabajó con ambos durante más de tres décadas y tuvo a su cargo el desafío póstumo de París.

    La muestra incluye los bocetos de La Mastaba de Abu Dhabi, proyecto iniciado en 1977 que se convertirá en el último de la pareja. Y, también, en su única obra de arte público permanente
    La muestra incluye los bocetos de La Mastaba de Abu Dhabi, proyecto iniciado en 1977 que se convertirá en el último de la pareja. Y, también, en su única obra de arte público permanenteSantiago Cichero - AFV

    El aire de la capital francesa llega a Buenos Aires gracias a una de las cuatro piezas pertenecientes a la colección de Federico Jorge Klemm que Christo y Jeanne-Claude vendieron para financiar sus proyectos. Una litografía ilustra la propuesta realizada en 1969 de envolver 330 olmos ubicados sobre la avenida Les Champs-Élysées, desde Rond Point hasta el Arco del Triunfo. Finalmente concretarían la idea en 1998 en la ciudad suiza de Riehen, en el parque ubicado alrededor de la Fundación Beyeler, como se puede ver en una de las gigantografías ubicadas en las salas de Proa.

    Las gigantografías permiten "acercarse a la dimensión real, porque lo lindo es la monumentalidad de las obras, explica Pablo Zaefferer, responsable de Montaje de fundación Proa
    Las gigantografías permiten "acercarse a la dimensión real, porque lo lindo es la monumentalidad de las obras”, explica Pablo Zaefferer, responsable de Montaje de fundación ProaSantiago Cichero - AFV

    “Esto permite acercarse a la dimensión real, porque lo lindo es la monumentalidad de las obras”, explica Pablo Zaefferer, responsable de Montaje de la fundación. Mientras toma con guantes y delicadeza el reverso de algunas obras enmarcadas, que llevan la firma de Christo con marcador y fechas que se remontan hasta más de medio siglo atrás, agrega que otra clave de esta muestra son los videos documentales, que permitirán comprender el complejo (y largo) proceso creativo de los artistas. También, lo que no puede apreciarse en los dibujos ni en las fotos, como los reflejos de la luz sobre los árboles envueltos o el movimiento de las telas al aire libre.

    Fue justamente un viento de casi cien kilómetros por hora el que embolsó la Cortina del Valle, una tela naranja de 18.600 metros cuadrados que cruzaba la autopista 325.en Rifle, Colorado. Este proyecto, que había tardado 28 meses en concretarse, se desmoronó en apenas 28 horas.

    "El arte es descubrimiento, innovación, una misión profunda para encontrar la expresión más nueva y contemporánea. El arte es, más que cualquier otra cosa en la vida, belleza", dice Christo en el catálogo, citado por Giovanelli. En la foto, boceto de la intervención del Parlamento alemán (Reichstag)
    "El arte es descubrimiento, innovación, una misión profunda para encontrar la expresión más nueva y contemporánea. El arte es, más que cualquier otra cosa en la vida, belleza", dice Christo en el catálogo, citado por Giovanelli. En la foto, boceto de la intervención del Parlamento alemán (Reichstag)Santiago Cichero - AFV

    ¿Por qué impulsar esas aventuras quijotescas que no solo demandaban un autofinanciamiento millonario, sino también difíciles negociaciones con funcionarios y consultas con ingenieros y técnicos? “El arte es descubrimiento, innovación, una misión profunda para encontrar la expresión más nueva y contemporánea –dice Christo en el catálogo, citado por Giovanelli-. El arte es, más que cualquier otra cosa en la vida, belleza. El arte crea lo que nadie ha visto antes... Ser un descubridor requiere más que leer libros: uno tiene que sentir el pulso del tiempo.”

    A eso se dedicaba cuando conoció en París a Jeanne-Claude. Su futura suegra se contó entre las mujeres que retrataba para ganarse la vida, como había hecho en Viena y Ginebra, además de lavar autos y platos. Mientras tanto, juntaba cajas, baúles, latas, barriles y otros objetos de uso diario descartados, para envolverlos con tela y piolines.

    A fines de la década de 1950, Christo juntaba cajas, baúles, latas, barriles y otros objetos de uso diario descartados, para envolverlos con tela y piolines. Algunos de ellos integran la muestra
    A fines de la década de 1950, Christo juntaba cajas, baúles, latas, barriles y otros objetos de uso diario descartados, para envolverlos con tela y piolines. Algunos de ellos integran la muestraSantiago Cichero - AFV

    Algunos de ellos integran la muestra, como también una edición del New York Times del 13 de junio de 1985, cuando Christo y Jeann-Claude cumplieron 50 años. Otras tantas ediciones envueltas fueron enviadas a modo de celebración a los amigos de la pareja, incluido Helft. Quiso la casualidad que la tapa de ese día anunciara un “paquete” de medidas del gobierno de Ronald Reagan.

    Para agendar:

    Christo y Jeanne-Claude en Buenos Aires, desde el 14 de mayo (desde las 12, con entrada gratis el día de la inauguración) hasta el 17 de julio en Fundación Proa (Av. Pedro de Mendoza 1929)



    Ocultar nota
  • Título: CHRISTO & JEANNE-CLAUDE
    Autor: Revista Qu Hacemos
    Fecha: 10/05/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Revista Qu Hacemos)

    CHRISTO & JEANNE-CLAUDE
    CHRISTO & JEANNE-CLAUDE
    Del 14 de mayo al 17 de julio
    FUNDACIÓN PROA 

    La Fundación Proa junto con  Estate of Christo V. Javacheff y el Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry presenta una muestra Christo & Jeanne -Claude, un matrimonio de artistas reconocidos internacionalmente por sus  instalaciones ambientales, similares al Land Art. Se caracterizan, principalmente, por utilizar tela para envolver gigantescos edificios o cubrir extensas áreas públicas. La muestra cuenta con la curaduría de Lorenza Giovanelli.

    La exposición retrospectiva Christo y Jeanne-Claude presenta un exhaustivo territorio de conceptos e imágenes fundamentales para apreciar el arte de la segunda mitad del s.XX. La apropiación del espacio público, empaquetando monumentos, transformando el espacio natural con sus intervenciones, nos acerca a una de las tendencias más relevantes de la práctica artística.

    El conjunto conforma una nueva e inédita mirada sobre el paisaje y el arte más actual. Desde sus comienzos en 1958 con las primeras propuestas de intervención y evolucionando hacia proyectos a gran escala pública -cuya finalidad es el arte mismo, en palabras de los artistas- la retrospectiva reúne las obras tempranas, denominadas Early Works y llega hasta sus últimos proyectos. El conjunto de fotografías documentales y la presencia de los artistas durante la realización de sus intervenciones en una selección de documentales aporta a la muestra un extenso y profundo panorama.

    La presencia de Christo y Jeanne-Claude en nuestro país, se conoce ya en los años del Di Tella cuando el crítico Pierre Restany, invitado a participar como jurado del premio de 1964 y asiduo visitante de Buenos Aires y Montevideo, expone acerca de las nuevas tendencias del arte de ese período entre las que se circunscribía el Nuevo Realismo del que formaban parte ambos artistas.

    En abril de 1995, el antecedente principal de la presencia de los artistas en Argentina tuvo lugar en la Galería Federico Jorge Klemm de Buenos Aires, que Wrapped Magazines, 1962. Ph: Nicolas Borel Departamento de Prensa T [+54 11] 4104 1009/43 prensa@proa.org 3 realizó la primera exposición de Christo y Jeanne-Claude con 26 obras entre proyectos, dibujos, fotografías de registro y litografías intervenidas. Algunas de ellas pertenecientes a la Colección Klemm están incluidas.

    El criterio de selección de la curadora Lorenza Giovanelli, responde a la voluntad de reflejar las distintas etapas de la vida artística de Christo y Jeanne-Claude a partir de una serie de documentos que resulten representativos de la magnitud de sus instalaciones, para los visitantes de Sudamérica.

    Christo y Jeanne-Claude está organizada por Fundación Proa con la colaboración del Estate of Christo V. Javacheff y el Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry de Punta del Este. Cuenta con el auspicio de Tenaris – Ternium

    Del 14 de mayo al 17 de julio. Puede visitarse de martes a domingos de 12 a 19.

    Entrada general, 150 pesos. Menores y jubilados, sin cargo.

    Fundación Proa (Pedro de Mendoza 1929).



    Ocultar nota
  • Título: Christo llega a Proa
    Autor: March Mazzei
    Fecha: 09/04/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original ()



    Ocultar nota
  • Título: Evita en versin ballet, vuelve el festival Leer, becas de la BN y Christo en Proa
    Autor: March Mazzei
    Fecha: 06/04/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Clarn)

    Semana cultural

    Evita en versión ballet, vuelve el festival Leer, becas de la BN y Christo en Proa
    Evita en versión ballet, vuelve el festival Leer, becas de la BN y Christo en Proa

    Brazos en alto, para el personaje de Evita en el ballet Doña Perón.

    March Mazzei

    March Mazzei

    06/04/2022 14:06 
    Nueva York: Evita en versión ballet

    Un retrato explosivo de una de las personas más controvertidas de la historia argentina. Así se presenta Doña Perón, una pieza de ballet que la bailarina y coreógrafa belga-colombiana Annabelle López Ochoa creó para el Ballet Hispánico y tuvo su estreno los primeros días de abril en un festival en Manhattan. La compañía, creada en los 70 para mostrar la vida de los artistas latinos en los Estados Unidos, presenta la vida de Evita en movimiento como parte de las celebraciones de su 50 aniversario.

    La pieza de 75 minutos cuenta diez episodios de la vida de la ex primera dama con muchos recursos, entre ellos el tango y unos 80 cambios de vestuario de los bailarines. “Ella no es un personaje de cuento de hadas, no es un personaje literario. Es una mujer real, y para mí, es interesante ponerla en el escenario porque es difícil identificarla”, contó López Ochoa. “Queríamos presentar el retrato de una mujer sin hacer juicios”, agregó la coreógrafa, quien ya había retratado a la pintora mexicana Frida Kahlo con 16 bailarines que la representaban.

    Alejada del musical Don’t Cry for Me, Argentina, de Andrew Lloyd Webber (No llores por mí, Argentina) que durante mucho tiempo se vio en Nueva York, la versión ballet buscó que se expresara vulnerable. Aún así, las reseñas locales hablan de que “es difícil salir de la función sin admirar a su protagonista”, en parte por las decisiones narrativas, que enfatizan la historia personal de superación sobre lo político, y por el despliegue de la bailarina principal la noche del estreno, Dandara Veiga.

    Más de cien editoriales, con sus editores al frente, en Festival Leer.

    Más de cien editoriales, con sus editores al frente, en Festival Leer.


    San Isidro: Regresa el festival Leer

    El sábado 9 y domingo 10 de abril vuelve al formato presencial el festival Leer. Literatura En El Río, en el Centro Municipal de Exposiciones (Del Barco Centenera y la costa, San Isidro), desde las 13, hasta cerca de las 20 y con acceso gratuito. En su cuarta edición, bajo el lema Letra y Música destacados escritores abordarán la relación entre literatura, poesía y música. A las mesas de diálogo, se suman clases de Leila Guerriero y Fabián Casas, feria de libros pero también de vinilos y cierre con música. El sábado con Manuel Moretti, de Estelares, y con Diego Frenkel, de La Portuaria, el domingo.

    Se destaca un espacio de infancias, con talleres gratuitos para chicos y chicas, con cupos limitados, sobre arte callejero, poesía popular, elaboración de minilibros y corte y confección. “Leer es el único festival de literatura gratuito, tanto desde la entrada del público como desde los stands de las editoriales, que le da muchísima importancia a la formación de nuevos lectores, por eso hemos volcado un gran esfuerzo al espacio dedicado a los niños y adolescentes, y que hace del encuentro cercano entre autores, editoriales y público un valor central”, destacó Eleonora Jaureguiberry, a cargo del área de Cultura del municipio.

    Biblioteca Nacional: Becas de investigación

    La Biblioteca Nacional Mariano Moreno (BNMM) invita a presentar proyectos de investigación que aborden su patrimonio archivístico. El concurso becará con 200.000 pesos a proyectos que propongan un recorte preciso y la selección de algunos de los fondos documentales disponibles para consulta pública. Listados en el Departamento de Archivos de la Biblioteca Nacional, éstos están vinculados a personalidades e instituciones relevantes de la vida política, intelectual y cultural de la Argentina, en especial en un periodo que va desde fines del siglo XIX hasta inicios del siglo XXI. Hasta el 7 de octubre de 2022. Bases y más info: bit.ly/ConcursoBecas2022

    Christo y Jeanne-Claude

    Desde el 14 de mayo en Fundación Proa.

    En mayo: Christo llega a Proa

    La muestra que abrió el Museo MACA de Punta del Este, Christo y Jeanne-Claude, llegará en mayo a Buenos Aires de mano de la fundación que representa a la célebre pareja de artistas, el museo fundado por el escultor uruguayo Pablo Atchugarry y se podrá visitar hasta agosto en la Fundación Proa.

    Christo y Jeanne-Claude es una exposición retrospectiva internacional con curaduría de Lorenza Giovanelli que reúne fotografías, dibujos, collages y planos de las obras e instalaciones que han “envuelto” edificios y cubierto tierras y lagos alrededor del mundo, desde la década del 60. Reúne más de 50 obras que se presentan como un panorama de las acciones e intervenciones públicas de la pareja.



    Ocultar nota