Prensa Publicada

  • Título: En Fundacin Proa Christo y Jeanne-Claude: cmo envolver puentes e islas
    Autor: Gabriel Palumbo
    Fecha: 13/05/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Clarn / Revista )

    En Fundación Proa

    Christo y Jeanne-Claude: cómo envolver puentes e islas

    Una muestra antológica en La Boca despliega el proceso creativo del dúo, célebre por sus monumentales proyectos de arte público, y les da clave ambiental. Incluye obras de Klemm.
    Christo y Jeanne-Claude: cómo envolver puentes e islas

    Columnas escondidas en la planta baja de Fundación Proa, para la muestra antológica de Christo y Jeanne-Claude.

    Es una buena idea, y una muestra de elegancia, respetar los principios de los artistas cuando estos son explícitos, en lugar de tentarse con nomenclaturas externas, provenientes de las lecturas o la imaginación del crítico o del experto. A la obra de Christo, muerto hace exactamente dos años en Nueva York, y Jeanne-Claude se le puede endosar varias etiquetas, pero como para ellos estas eran buenas para las botellas de vino pero no para su arte, dejaremos eso de lado, por más atractivo y simplificador que pueda parecer. La exposición de la pareja creativa que formaron Christo Vladimirov Javacheff y la marroquí Jeanne-Claude Denat de Guillebon, montada en la Fundación Proa, tiene, además de la capacidad de mostrar la enorme ductilidad de los artistas, algunos elementos que la hacen indispensable. Con ella, Proa se instala en la mejor tradición museística actual, combinando la centralidad del hecho estético con dos dimensiones que no por laterales son secundarias, la pedagógica y la del recreo y el esparcimiento, que traen aparejadas las instancias del placer y el juego.

    Christo y Jeanne-Claude es una exposición con autoría de Jorge Helft, entre otros méritos tiene la creación de la Fundación Antorchas, y la curaduría es de la italiana residente en Nueva York Lorenza Giovanelli. La muestra abrió el Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry (MACA), en Punta del Este, Uruguay, pero en la versión argentina se la exhibe con otra disposición, con más obras y una serie de videos y gigantografías que completan el registro para el visitante.

    El 7 de mayo de 1983, se completó Surrounded Islands, en Florida, EE.UU, en la que once islas fueron rodeadas de polipropileno rosado flotante

    El 7 de mayo de 1983, se completó Surrounded Islands, en Florida, EE.UU, en la que once islas fueron rodeadas de polipropileno rosado flotante

    El diálogo entre ocultar y mostrar, uno de los ejes en la obra de Christo y Jeanne-Claude, esa posibilidad de destacar algo escondiéndolo de la vista o convirtiéndolo en otra cosa se espeja en el montaje de la exposición en el gesto inteligente de esconder las clásicas columnas de fierro de la sala más grande de la planta baja en una panelería enorme de piso a techo que corta el espacio de un modo singular. Esta decisión de Pablo Zaefferer, jefe de Montaje, reforma la espacialidad haciéndola funcional mientras recrea la actitud de los protagonistas de la exposición. Dejar una de las columnas fuera del escondite refuerza el gesto y le hace un guiño lúdico y cómplice a quienes conocen bien el espacio.

    La exposición tiene la gran virtud de su legibilidad. La opción de organizarla cronológicamente y por proyectos le da coherencia al guión curatorial y permite al mismo tiempo percibir la evolución artística y la dimensión de “campaña” que tenía cada trabajo de Christo y Jeanne-Claude.

    Si bien es reconocido que la parte más monumental del trabajo de la dupla se materializaba en sus intervenciones concretas sobre el espacio, la muestra permite ver los procesos creativos, las obras laterales –tan valiosas en términos artísticos como la realización final–, los abordajes técnicos de cada proyecto, las maquetas que realizaban para lograr los permisos y la búsqueda de fondos y la complejidad técnica, física y matemática de cada una de las piezas.

    Medio siglo de grandes proyectos en todo el mundo.

    Medio siglo de grandes proyectos en todo el mundo.

    Como señalamos, el planteo de la exposición es cronológico, por lo que el visitante se encontrará primero con trabajos tempranos de Christo, nacido en Bulgaria y recién llegado a París en la segunda mitad de los años 50. Pueden verse allí los tempranos ejercicios del artista envolviendo con tela barriles de petróleo y, en otra escala, pequeñas latas forradas en telas pintadas con esmalte. La evolución de la obra en esos años lleva a la sofisticación del gesto de envolver y a la presencia de nuevos soportes y materiales. Una revista, el nylon, cuerdas y algo fundamental para el desarrollo posterior: lámparas y libros envueltos formando esculturas muy sugestivas, donde lo que se ve y lo que se esconde terminan confundiéndose. En esa primera sala, también se ven bocetos, collages y dibujos de lo que sería su debut en una exposición individual en Estados Unidos, con la escultura Four Store Fronts Corner, realizada entre 1964 y 1965 y expuesta en la galería Leo Castelli. La obra tomaba todo el espacio de la galería, lo que hacía imposible para el espectador verla completa. La sala de Proa completa su mirada sobre esta etapa de Christo con una gigantografía de esta obra que permite acercarse a la experiencia original.

    El arte de pensar en grande

    En la sala dos empiezan a mostrarse los proyectos más ambiciosos de la pareja creativa, intervenciones en el ambiente que llevan un extenso proceso de trabajo, gestión, preparación y ejecución, sofisticación técnica y esfuerzo. El primero que llama la atención es Packed Coast, un aventura en las costas cercanas a Sydney, en Australia, y que consistió en literalmente tapizar más de dos kilómetros de costa, con mar y acantilados incluidos, con 93.000 metros cuadrados de tela blanquecina atados con 56 kilómetros de soga. Fue la obra de arte individual más grande que se haya hecho jamás.

    Gigantografía de sus latas de petróleo envueltas.

    Gigantografía de sus latas de petróleo envueltas.

    Christo y Jeanne-Claude fueron pareja desde 1960, tras una relación clandestina que salió a la luz luego de la luna de miel de ella con su primer marido. Sus proyectos siempre se iniciaban con el dibujo, y eso se percibe en la disposición con la que Proa decidió mostrar estas obras. Los collages y bocetos son de una riqueza artística y una meticulosidad técnica desbordante. Hay planos aéreos intervenidos por trazos de dibujo y esmaltes para poder luego escalar el proyecto. Abundan los datos técnicos y notas. El resultado es sobrecogedor. La tela sobre los riscos y la pendiente del terreno escarpado, su inmersión en el mar y el juego que se establece con el viento y el oleaje formula una reinscripción de la idea clásica del paisaje en clave ambiental que se referencia en otras obras –pienso en Robert Smithson, en James Turrell, pero también en García Uriburu o en Alejandro Propato– pero que reclama también su originalidad.

    También monumental, Valley Curtain, la cortina tendida en Rifle, Colorado, se recrea en esta sala. Realizado entre 1970 y 1972, involucró la instalación de un enorme cortinado color naranja entre las laderas de dos montañas. El paño de 380 metros de nylon tejido cubría 18.600 metros cuadrados en total. Como en el caso anterior, los bocetos adquieren carácter de obras de un valor artístico igualable al de su concreción en el terreno, con profusos datos técnicos. Se destaca la progresión en la calidad de los dibujos y collages a medida que el proyecto avanza y debe adecuarse a la búsqueda de permisos y financiamiento. La incorporación del color a los primeros trabajos en lápiz y carbonilla le suman a un realismo especial que se acerca cada vez más al del trabajo instalado en el espacio.

    Wrapped Magazines (LIFE), 1966. Un atado de revistas empaquetadas con plástico y sogas.

    Wrapped Magazines (LIFE), 1966. Un atado de revistas empaquetadas con plástico y sogas.

    La sala se completa con trabajos más pequeños, en emplazamientos urbanos, como el cubrimiento del monumento a Leonardo en la Piazza della Scala en Milán, el de un edificio en Times Square, en Nueva York, y el de una serie de esculturas romanas en Munich, en 1991. Estas dos últimas piezas forman parte de la colección de la Fundación Federico Klemm y constituyen un valor adicional en Proa.

    La sala tres está dominada por dos proyectos formidables. El envoltorio del Reichstag en Berlín y el rodeo de las islas cercanas a Key Biscayne. El primero necesitó para concretarse desde 1971 hasta 1995. El imponente edificio del parlamento alemán fue cubierto con 100.000 metros cuadrados de tela de polipropileno recubierto de aluminio y 15,6 km de soga azul. Cada atadura, cada pliegue de la tela realza la superficie arquitectónica del edificio histórico ligado al nazismo, remarcando aristas y señalando vacíos. Los registros de la experiencia muestran la escala humana y la sorpresa de los transeúntes. Una vez más, el diálogo posible entre ocultar algo y al mismo tiempo resaltarlo se impone desde la obra de Christo y Jeanne-Claude de un modo evidente y ciertamente inquietante. Dos dibujos a lápiz, pastel y carbonilla que muestran el bocetado están precedidos por el mapa de esa parte de la ciudad.

    Christo y Jeanne-Claude trabajando en su proyecto The Umbrellas, Ibaraki, Octubre 1988.

    Christo y Jeanne-Claude trabajando en su proyecto The Umbrellas, Ibaraki, Octubre 1988.

    Entre 1981 y 1982 realizaron las Surrounded Islands, en Biscayne Bay, en Florida. El proyecto supuso el rodeo de once islas con 600.000 metros cuadrados de tela de polipropileno rosa. De cada isla, la tela se iba extendiendo hacia la bahía. Esta obra fue pensada por los artistas como una pintura convencional. La tela operaba como un trazo y la idea era que pudiera verse a escala humana. Desde los edificios, desde la ruta y desde las playas circundantes, la estela rosa de la tela dibujaba en el agua unos caminos que resaltaba la presencia de las islas. En la sala hay una serie de dibujos y collages, algunos con base en fotografías, que van marcando su despliegue en el tiempo.

    Dos proyectos sobresalen en la última sala, uno realizado otro inconcluso. El primero es The Gatesen el Central Park de Nueva York. Emplazado finalmente en 2005, consistía en un sendero con 7.503 puertas de material vinílico de casi 5 metros de altura desde los que pendían unos lienzos de nylon color naranja. El trayecto de la obra cubría 37 kilómetros del parque y el ondular de las telas con el viento formaba, en conjunto con el blanco de la nieve del invierno neoyorquino, una imagen fuerte, mezcla de romanticismo y potencia. Los dibujos que hicieron para sostener este proyecto son de un tamaño y de una vibración realmente estremecedora.

    The Mastaba, el único proyecto inconcluso que tiene autorización para realizarse, en Abu Dhabi.

    The Mastaba, el único proyecto inconcluso que tiene autorización para realizarse, en Abu Dhabi.

    El proyecto no realizado es La Mastaba, una estructura que remite a una tumba egipcia con una base rectangular y un vértice en planicie. Fue ideado para el emirato de Abu Dhabi y es el único que cuenta con autorización legal dispuesta por Christo para su realización tras su muerte.

    La exposición de Proa es pedagógica sin resignar ni un poco de belleza. Pone en discusión profundas convicciones teóricas de la historiografía del arte sin necesidad de ponerse solemne y recrea una buena parte de la contemporaneidad proponiendo al espectador una experiencia integral, íntima y expansiva a la vez.

    Christo y Jeanne Claude

    Lugar: Fundación Proa, Av. Don Pedro de Mendoza 1929
    Horario: jueves a domingo de 12 a 19
    Fecha: del 14 de mayo al 17 de julio, 2022
    Entrada: general $150.



    Ocultar nota
  • Título: Llega a La Boca la retrospectiva internacional "Christo and Jeanne-Claude"
    Autor: Marina Seplveda
    Fecha: 12/05/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Tlam)

    12-05-2022 21:56 - EN LA FUNDACIÓN PROA
    Llega a La Boca la retrospectiva internacional "Christo and Jeanne-Claude"

    Las obras que integran la muestra y los documentos exhibidos rastrean los comienzos de Christo Javacheff (Bulgaria, 1935- Nueva York, 2020) y el trabajo con su esposa, la francesa Jeanne-Claude Denat, (Casablanca, 1935-2009), hasta sus inmensos proyectos como el último no realizado, aún, de la Mastaba en Emiratos Árabes, que de concretarse se transformaría en la única obra no efímera de gran tamaño.

    POR MARINA SEPÚLVEDA
    12-05-2022 | 21:56
    Foto Eliana Obregn
    Foto: Eliana Obregón.

    Una gran retrospectiva de los artistas del land-art "Christo y Jeanne-Claude" desembarca este sábado en Buenos Aires, en la Fundación Proa, donde el matrimonio conocido por sus proyectos de envolver puentes o grandes monumentos como el Reichstag de Berlín, se instala en las salas de la institución compartiendo un recorrido desde los primeros paquetes envueltos, a collages, fotografías, dibujos y gigantografías y se detiene en su última obra, la impresión de la mano del artista, dotando de espesor al imaginario liberado de ataduras.

    Organizada por la Fundación Proa, el Christo and Jeanne-Claude Foundation y el flamante Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry (MACA) de Uruguay, con curaduría de Lorenza Giovanelli y autoría de Jorge Helft, la retrospectiva sobre la obra de los artistas podrá visitarse hasta el 17 de julio en el barrio de La Boca.

    Más acotada que la exhibición uruguaya, está compuesta por collages que incluyen muestras de las telas utilizadas o proyectadas para "empaquetar" los objetos elegidos, así como fotografías, dibujos y planos de rigurosa perspectiva.

    En sus cuatro salas, incluida la del primer piso que cierra de algún modo la muestra, la retrospectiva reúne aportes de la familia de Christo y Jeanne-Claude, y de coleccionistas como Helft y cuatro obras de la Fundación Klemm.

    Precisamente, en 1995 este artista realizó la primera muestra de Christo en Buenos Aires, en el año de la transición entre la Galería Klemm y la fundación homónima.

    Foto Eliana Obregn
    Foto: Eliana Obregón.

    Pero por sobre todo, la exhibición tiene la impronta autoral del coleccionista Jorge Helft que conoció a Christo en los 70 en París y fue su amigo durante más de 50 años, después de haber comprado en Buenos Aires, la obra "Pacco" (1963) en 1972, y sitúa a la pareja en la agenda expositiva de la región. Pero, el primer paso fue la muestra inaugural del museo Maca de Maldonado, Uruguay, realizada en enero, y que ahora tiene su versión porteña con curaduría de Lorenza Giovanelli.

    "Esta es la muestra de la amistad. Lo que más me atrajo es la amistad, ante todo con Christo y Jeanne-Claude, porque eran una pareja tan unida que era como si fueran un solo ser humano", rememora el coleccionista que a sus 88 años vive entre Francia y Uruguay.

    "La obra adquirida, un paquete de yute que era muy característico de Christo en ese momento", relata. Y arroja luz sobre el sentido de la idea del paquete como obra: sus amigos argentinos artistas de su generación concebían que la obra fuera gratuita, sin valor económico, sin dueño, "que sea del pueblo, para gozar, para mirar, emocionar, pero no de una persona", sino "una obra que fuera lo más anónimamente posible", explica.
     
    1.  
    2.  
    3.  
    4.  
    5.  
    6.  
    Telam SE
    PreviousNext
    Fotos: Eliana Obregón.

    Volviendo su mirada sobre Christo y Jeanne-Claude, expresa que "Christo tuvo la idea de empaquetar cosas, lo logró porque el paquete no tenía valor, no se sabía lo que era, no tenía dueño, era una cosa emblemática" y arriesga, "lo que pienso es que significaba intriga"; algo así como un juego por descubrir o ver qué había adentro, debajo, como un desocultamiento a ser tocado, sentido.

    "Había sido pintor de señoras de la alta sociedad parisina (y así conoce a la madre de su futura esposa) para poder sobrevivir, pero el Christo artista nace con los paquetes", afirma sobre los comienzos del artista búlgaro.

    El próximo paso fue el de las primeras obras que llaman "Early Works" (con barriles, botellas, revistas, lámparas y hasta un libro de arte envuelto y atado con soga), y luego están las vidrieras de negocios tapadas por telas, escondiendo lo que hay detrás.

    Foto Eliana Obregn
    Foto: Eliana Obregón.

    "Y de ahí en más vamos a ver el progreso de su atrevimiento, de su jugada con el mundo, con el arte y con el entorno", resume Helft.

    "Esta es la muestra de la amistad. Lo que más me atrajo es la amistad, ante todo con Christo y Jeanne-Claude, porque eran una pareja tan unida que era como si fueran un solo ser humano".Jorge Helft

    Sin embargo, adquirió la última obra de Christo, "Hommage à l'Étranger" (2020), como parte de un encargo de la publicación Cahiers D´art, que se quedó en la novena versión de su mano impresa en rojo sobre papel.

    Es así que la muestra plantea una mirada novedosa e inédita sobre el paisaje y el arte más reciente y transita desde los comienzos, en 1958, con las primeras propuestas de intervención y su paso a proyectos de gran escala pública. La finalidad, destacan los organizadores, "es el arte mismo", tal como decían los artistas.

    Como dato curioso, la firma conjunta de ambos en los proyectos fue a partir de la insistencia del crítico Pierre Restany para que Jeanne-Claude también figurara como autora, lo que se concreta desde 1985.

    "Toda interpretación del trabajo es legítima. Lo que el trabajo les haga sentir es lo que ustedes sienten, eso es lo más importante, por eso estamos tan entusiasmados de trabajar en espacios públicos, ellos estaban entusiasmados", indica Yavachev, el sobrino de Christo, durante la presentación de la muestra y señala que "las personas se ven confrontadas con las obras cuando a lo mejor no visitan los museos".

    Como anécdota desliza: "Jeanne-Claude bromeaba que no hacían tres cosas: no viajaban en el mismo avión, porque eran como una gran empresa, si se caía el avión se acababa todo, de otra manera eran inseparables. Jeanne-Claude nunca iba al estudio, no dibujaba, pero también bromeaba que Christo nunca había conocido a los contadores".

    "Muchas de las ideas y los proyectos, como el de las "Islas rodeadas" ("Surrounded islands") fueron de Jeanne-Claude. Colaboraban mucho en los proyectos, y Christo en el estudio llevaba las ideas al papel", cuenta Yavachev, que concretó el proyecto del Arco de Triunfo envuelto en París el año pasado, como homenaje póstumo.

    Foto Eliana Obregn
    Foto: Eliana Obregón.

    Su primera obra de gran despliegue fue "Wrapped Coast" (Costa envuelta) cerca de Sydney, Australia, 1968-69: 93.000 m2 de tela y 56 km de soga, con la que los artistas empaquetan una sección de 2,4 km de largo de la costa australiana. La primera vez solo duró 28 horas la instalación de la extensa tela, arrancada por el fuerte viento. Luego llegaron otros proyectos, algunos más extensos que otros, como el del Arco de Triunfo proyectado en 1962 y concretado en 2021. Algunos como el de empaquetar árboles les demandó 32 años; y en 1970 pensaron realizar "The Floating Piers" en el delta del Río de la Plata, que realizaron en el lago Iseo, Italia (2014): 100.000 m2 de tela amarilla brillante se trasladan en un sistema de muelle flotante modular de 220.000 m3 de polietileno de alta densidad, creando un recorrido sobre el agua de 3 km de longitud.

    Nacidos un 13 de junio de 1935, Christo Vladimirov Javacheff y Jeanne-Claude son considerados como uno de los grandes exponentes del land art, del arte de acción y efímero, y sus obras trascendieron los límites de la pintura, la escultura y la arquitectura.

    La tela siempre fue importante para el artista, que pasó desde el envoltorio de un objeto hasta a ir dejándola cada vez más libre.

    Christo se formó en pintura durante cuatro años en la Academia de Arte de Sofía (Bulgaria), y no completó los siete años de formación tradicional. Abandonó Bulgaria en 1957, pasó por Praga y de allí se encaminó del otro lado de la cortina de hierro, pasando por Viena, Ginebra, y en 1958 llegó a París en donde permaneció hasta 1964, un período intenso, escribe la curadora. Luego vendrá la colaboración artística con su esposa y socia de toda la vida desde 1961.

    "Christo desarrolló proyectos monumentales y temporarios sobre un nuevo modelo de sistema de autofinanciación libre y abierto al público, que les mereció a ambos un lugar único en la historia del arte", destaca la curadora italiana y presidenta de la fundación que maneja el legado de ambos artistas.

    Foto Eliana Obregn
    Foto: Eliana Obregón.

    Pero sobre todo, lo importante de los proyectos siempre fue el proceso, la instalación, la gente trabajando, y un consejo dado por el propio Christo: visitar la obra cinco días previos a su inauguración. Algo de esto puede observarse en los documentales que completan la muestra.

    Con visitas guiadas a las 15 y a las 17, y actividades sobre la obra, se puede visitar la muestra en Av. Pedro de Mendoza 1929, Ciudad de Buenos Aires.

    Ocultar nota
  • Título: Desde La Boca: la vuelta al mundo en sesenta aos, con Christo y Jeanne-Claude
    Autor: Celina Chatruc
    Fecha: 10/05/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (LA NACIN)

    El sábado se inaugura en Fundación Proa la retrospectiva del artista búlgaro-francés y su mujer, versión ampliada de la que alojó el flamante Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry en Punta del Este
    10 de mayo de 202208:00
    Ir a notas de Celina Chatruc
    Celina Chatruc
    LA NACION
    Del parisino Pont Neuf a las islas de Miami, la pareja de artistas dejó su huella en varias ciudades del mundo
    Del parisino Pont Neuf a las islas de Miami, la pareja de artistas dejó su huella en varias ciudades del mundoSantiago Cichero - AFV
    0

    Tienen los colores que identifican a La Boca: amarillo y azul. Las primeras se instalaron en Estados Unidos y las otras en Japón, al mismo tiempo, el 9 de octubre de 1991. Fueron más de 3000 sombrillas de seis metros de alto y ocho de diámetro las que conformaron el proyecto Umbrellas, que Christo y Jeann-Claude habían comenzado a imaginar en 1984. Y cuya concreción material duró apenas 18 días, hasta que llegó el trágico final: una mujer murió en California, atrapada por uno de esos parasoles gigantes, y dos días después falleció un trabajador que intentaba retirar otro en Ibaraki.

    Recorrida por la muestra Christo y Jeanne Claude en Fundación Proa. Buenos Aires
    Recorrida por la muestra Christo y Jeanne Claude en Fundación Proa. Buenos AiresSantiago Cichero - AFV

    Claro que la parte macabra de la historia no se incluye en el texto de sala de Fundación Proa, donde el sábado próximo se inaugurará la retrospectiva del artista búlgaro-francés y su mujer (nacida en Marruecos en 1935, y fallecida en 2009), versión porteña de la que alojó desde enero último el flamante Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry en Punta del Este.

    Christo y Jeanne-Claude con la obra The Gates, en Nueva York, en 2005
    Christo y Jeanne-Claude con la obra The Gates, en Nueva York, en 2005Gentileza Christo and Jeanne-Claude Foundation

    Organizada por ambas instituciones junto con los representantes del legado, curada por Lorenza Giovanelli e impulsada por el coleccionista argentino Jorge Helft, abarca una producción de seis décadas, con monumentales intervenciones urbanas y de land art –una “etiqueta” que no convencía a la pareja- en varios países. Si bien no está el registro de la envoltura del Arco de Triunfo de 2021, en la que Christo trabajaba cuando murió un año antes, sí pueden verse los bocetos de La Mastaba de Abu Dhabi, proyecto iniciado en 1977 que se convertirá en el último. Y, también, en su única obra de arte público permanente.

    Formada por 410.000 barriles de acero de colores, promete ser la escultura contemporánea más grande del mundo. Será construida en el desierto de Liwa por Vladimir Yavachev, sobrino de Christo, que trabajó con ambos durante más de tres décadas y tuvo a su cargo el desafío póstumo de París.

    La muestra incluye los bocetos de La Mastaba de Abu Dhabi, proyecto iniciado en 1977 que se convertirá en el último de la pareja. Y, también, en su única obra de arte público permanente
    La muestra incluye los bocetos de La Mastaba de Abu Dhabi, proyecto iniciado en 1977 que se convertirá en el último de la pareja. Y, también, en su única obra de arte público permanenteSantiago Cichero - AFV

    El aire de la capital francesa llega a Buenos Aires gracias a una de las cuatro piezas pertenecientes a la colección de Federico Jorge Klemm que Christo y Jeanne-Claude vendieron para financiar sus proyectos. Una litografía ilustra la propuesta realizada en 1969 de envolver 330 olmos ubicados sobre la avenida Les Champs-Élysées, desde Rond Point hasta el Arco del Triunfo. Finalmente concretarían la idea en 1998 en la ciudad suiza de Riehen, en el parque ubicado alrededor de la Fundación Beyeler, como se puede ver en una de las gigantografías ubicadas en las salas de Proa.

    Las gigantografías permiten "acercarse a la dimensión real, porque lo lindo es la monumentalidad de las obras, explica Pablo Zaefferer, responsable de Montaje de fundación Proa
    Las gigantografías permiten "acercarse a la dimensión real, porque lo lindo es la monumentalidad de las obras”, explica Pablo Zaefferer, responsable de Montaje de fundación ProaSantiago Cichero - AFV

    “Esto permite acercarse a la dimensión real, porque lo lindo es la monumentalidad de las obras”, explica Pablo Zaefferer, responsable de Montaje de la fundación. Mientras toma con guantes y delicadeza el reverso de algunas obras enmarcadas, que llevan la firma de Christo con marcador y fechas que se remontan hasta más de medio siglo atrás, agrega que otra clave de esta muestra son los videos documentales, que permitirán comprender el complejo (y largo) proceso creativo de los artistas. También, lo que no puede apreciarse en los dibujos ni en las fotos, como los reflejos de la luz sobre los árboles envueltos o el movimiento de las telas al aire libre.

    Fue justamente un viento de casi cien kilómetros por hora el que embolsó la Cortina del Valle, una tela naranja de 18.600 metros cuadrados que cruzaba la autopista 325.en Rifle, Colorado. Este proyecto, que había tardado 28 meses en concretarse, se desmoronó en apenas 28 horas.

    "El arte es descubrimiento, innovación, una misión profunda para encontrar la expresión más nueva y contemporánea. El arte es, más que cualquier otra cosa en la vida, belleza", dice Christo en el catálogo, citado por Giovanelli. En la foto, boceto de la intervención del Parlamento alemán (Reichstag)
    "El arte es descubrimiento, innovación, una misión profunda para encontrar la expresión más nueva y contemporánea. El arte es, más que cualquier otra cosa en la vida, belleza", dice Christo en el catálogo, citado por Giovanelli. En la foto, boceto de la intervención del Parlamento alemán (Reichstag)Santiago Cichero - AFV

    ¿Por qué impulsar esas aventuras quijotescas que no solo demandaban un autofinanciamiento millonario, sino también difíciles negociaciones con funcionarios y consultas con ingenieros y técnicos? “El arte es descubrimiento, innovación, una misión profunda para encontrar la expresión más nueva y contemporánea –dice Christo en el catálogo, citado por Giovanelli-. El arte es, más que cualquier otra cosa en la vida, belleza. El arte crea lo que nadie ha visto antes... Ser un descubridor requiere más que leer libros: uno tiene que sentir el pulso del tiempo.”

    A eso se dedicaba cuando conoció en París a Jeanne-Claude. Su futura suegra se contó entre las mujeres que retrataba para ganarse la vida, como había hecho en Viena y Ginebra, además de lavar autos y platos. Mientras tanto, juntaba cajas, baúles, latas, barriles y otros objetos de uso diario descartados, para envolverlos con tela y piolines.

    A fines de la década de 1950, Christo juntaba cajas, baúles, latas, barriles y otros objetos de uso diario descartados, para envolverlos con tela y piolines. Algunos de ellos integran la muestra
    A fines de la década de 1950, Christo juntaba cajas, baúles, latas, barriles y otros objetos de uso diario descartados, para envolverlos con tela y piolines. Algunos de ellos integran la muestraSantiago Cichero - AFV

    Algunos de ellos integran la muestra, como también una edición del New York Times del 13 de junio de 1985, cuando Christo y Jeann-Claude cumplieron 50 años. Otras tantas ediciones envueltas fueron enviadas a modo de celebración a los amigos de la pareja, incluido Helft. Quiso la casualidad que la tapa de ese día anunciara un “paquete” de medidas del gobierno de Ronald Reagan.

    Para agendar:

    Christo y Jeanne-Claude en Buenos Aires, desde el 14 de mayo (desde las 12, con entrada gratis el día de la inauguración) hasta el 17 de julio en Fundación Proa (Av. Pedro de Mendoza 1929)



    Ocultar nota
  • Título: CHRISTO & JEANNE-CLAUDE
    Autor: Revista Qu Hacemos
    Fecha: 10/05/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Revista Qu Hacemos)

    CHRISTO & JEANNE-CLAUDE
    CHRISTO & JEANNE-CLAUDE
    Del 14 de mayo al 17 de julio
    FUNDACIÓN PROA 

    La Fundación Proa junto con  Estate of Christo V. Javacheff y el Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry presenta una muestra Christo & Jeanne -Claude, un matrimonio de artistas reconocidos internacionalmente por sus  instalaciones ambientales, similares al Land Art. Se caracterizan, principalmente, por utilizar tela para envolver gigantescos edificios o cubrir extensas áreas públicas. La muestra cuenta con la curaduría de Lorenza Giovanelli.

    La exposición retrospectiva Christo y Jeanne-Claude presenta un exhaustivo territorio de conceptos e imágenes fundamentales para apreciar el arte de la segunda mitad del s.XX. La apropiación del espacio público, empaquetando monumentos, transformando el espacio natural con sus intervenciones, nos acerca a una de las tendencias más relevantes de la práctica artística.

    El conjunto conforma una nueva e inédita mirada sobre el paisaje y el arte más actual. Desde sus comienzos en 1958 con las primeras propuestas de intervención y evolucionando hacia proyectos a gran escala pública -cuya finalidad es el arte mismo, en palabras de los artistas- la retrospectiva reúne las obras tempranas, denominadas Early Works y llega hasta sus últimos proyectos. El conjunto de fotografías documentales y la presencia de los artistas durante la realización de sus intervenciones en una selección de documentales aporta a la muestra un extenso y profundo panorama.

    La presencia de Christo y Jeanne-Claude en nuestro país, se conoce ya en los años del Di Tella cuando el crítico Pierre Restany, invitado a participar como jurado del premio de 1964 y asiduo visitante de Buenos Aires y Montevideo, expone acerca de las nuevas tendencias del arte de ese período entre las que se circunscribía el Nuevo Realismo del que formaban parte ambos artistas.

    En abril de 1995, el antecedente principal de la presencia de los artistas en Argentina tuvo lugar en la Galería Federico Jorge Klemm de Buenos Aires, que Wrapped Magazines, 1962. Ph: Nicolas Borel Departamento de Prensa T [+54 11] 4104 1009/43 prensa@proa.org 3 realizó la primera exposición de Christo y Jeanne-Claude con 26 obras entre proyectos, dibujos, fotografías de registro y litografías intervenidas. Algunas de ellas pertenecientes a la Colección Klemm están incluidas.

    El criterio de selección de la curadora Lorenza Giovanelli, responde a la voluntad de reflejar las distintas etapas de la vida artística de Christo y Jeanne-Claude a partir de una serie de documentos que resulten representativos de la magnitud de sus instalaciones, para los visitantes de Sudamérica.

    Christo y Jeanne-Claude está organizada por Fundación Proa con la colaboración del Estate of Christo V. Javacheff y el Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry de Punta del Este. Cuenta con el auspicio de Tenaris – Ternium

    Del 14 de mayo al 17 de julio. Puede visitarse de martes a domingos de 12 a 19.

    Entrada general, 150 pesos. Menores y jubilados, sin cargo.

    Fundación Proa (Pedro de Mendoza 1929).



    Ocultar nota